viernes, 15 de agosto de 2014

¿Qué pasó con el diálogo en Venezuela? ¿Qué propone la Iglesia para reanudarlo?



Un mensaje del Nuncio Apostólico, Monseñor Aldo Giordano, contiene aspectos clave que pudieran reavivar las conversaciones, si las partes deciden hacerlo. El trabajo ha sido publicado enAleteia, Buscando la Verdad
Ramón Antonio Pérez / @GuardianCatolic
Después de 15 años de desencuentros, el 10 de abril de 2014, los venezolanos presenciaron cómo representantes del gobierno y la oposición, discutieron en cadena nacional por más de cinco horas aspectos que los separaron desde que el socialismo llegó al poder. El Nuncio Apostólico de Su Santidad en Venezuela, Monseñor Aldo Giordano y el secretario general de la Conferencia Episcopal, Monseñor Jesús González de Zárate, fueron testigos de excepción de ese primer encuentro, lo cual oficialmente le dio a la Iglesia la condición de garante en las conversaciones.
Sin embargo, las exigencias de la Mesa de la Unidad Democrática y el poco interés del gobierno en dar respuestas adecuadas, dieron al traste con el incipiente dialogo. El 13 de mayo se anunció la suspensión hasta que el gobierno ofreciera hechos concretos y su disposición a  consolidar acuerdos. De igual manera, la respuesta de Nicolás Maduro, tampoco abrigó esperanzas para su reanudación. “Yo no me voy a parar de la mesa de diálogo, espero que ellos tampoco se paren”, dijo el 14 de mayo.
Lo cierto es que han pasado tres meses desde entonces; y por supuesto, ante las razones de separación cada vez más evidentes, los acuerdos parecen todavía mucho más lejanos. Para muchos, la tregua también afectó las propuestas de la Iglesia en la búsqueda de la pacificación entre los venezolanos, sin embargo, no es así, la palabra del “garante” sigue viva, esperando ser escuchada y practicada. Veamos.
Monseñor Aldo Giordano, a escasos cinco meses de su llegada al país y a sabiendas de las decisiones por parte de los involucrados, durante la asamblea plenaria de la CEV, emitió un mensaje que merece ser escuchado. “Algunas personas me han dicho: “¡Pobre Nuncio, llegó a Venezuela en el momento más difícil! En realidad me he sentido rodeado de amistad, de afecto y de la oración de muchas personas, y por ello, me he sentido como en casa y me he sentido sereno”, dijo.
Comentó que antes de viajar a Venezuela le preguntó al Santo Padre Francisco: “qué cosas debía meter en la maleta”, y me contestó: ‘Pon en tu maleta mucho de buen humor y alegría’. Yo le respondí: “¡Santidad, le prometo que voy a ser obediente!”.
Añadió que en estos meses había comprendido las palabras del Papa Francisco expresando “cómo en el corazón de los venezolanos, a pesar de todos los problemas que somos conscientes, alberga la alegría y el buen humor”.
La dimensión empequeñece el problema
La metodología explicada ante los Obispos no tiene desperdicio y puede ser útil en cualquier intento de diálogo. “Mi primera reflexión es sobre la situación política y social que vive el país”, dijo, recordando, además, que el Papa le “ha manifestado su profundo afecto y cercanía en los sufrimientos de muchas personas con afirmaciones que pueden guiar (…) al bien de nuestro pueblo”.
Mencionó una de las recomendaciones del Sumo Pontífice a los venezolanos, el 14 de abril de 2014: “Estoy plenamente convencido de que la violencia nunca podrá traer paz y bienestar a un País, ya que ella genera siempre y sólo violencia. En el centro de cada diálogo sincero está, ante todo, el reconocimiento y el respeto por el otro”.
“Sobre todo está el ‘heroísmo’ del perdón y de la misericordia que nos rescatan del resentimiento, del odio y abren un camino realmente nuevo. Se trata de un camino largo y difícil, que requiere paciencia y valentía, pero es el único que puede conducir a la paz y a la justicia. Por el bien de todo el pueblo y por el futuro de sus hijos, les pido que tengan este coraje”, dijo, citando nuevamente al Santo Padre.
Explicó cuatro principios presentes en la Exhortación Evangelium Gaudium, y que en su criterio son aplicables a la situación de Venezuela. Primero: “El tiempo es superior al espacio”, agregando en las mismas palabras del Papa, “a veces me pregunto quiénes son los que en el mundo actual se preocupan realmente por generar procesos que construyan pueblo, más que obtener resultados inmediatos que producen un rédito político fácil, rápido, y efímero, pero que no contribuyen la plenitud humana”.
En segundo lugar, mencionó que “La unidad prevalece sobre el conflicto”, es decir, no puede ser “ignorado o disimulado” sino “asumido”. El tercer principio que expuso fue: “La realidad es más importante que la idea”, explicando que “entre “las dos se debe instaurar un diálogo constante, evitando que la idea termine separándose de la realidad”. Y como cuarto aspecto: “El todo es superior a las partes”, es decir, “el todo es más que la parte y también es más que la mera suma de ellos”. Por tanto, “no hay que obsesionarse demasiado por cuestiones limitadas y particulares. Siempre hay que ampliar la mirada para reconocer un bien mayor que nos beneficiará a todos”.
Monseñor Aldo Giordano propone en su método ver un horizonte amplio para colocar en su justa dimensión el problema. “Si sabemos tomar distancia del problema, alejándolo un poco de nuestros ojos para colocarlo dentro del horizonte, el problema ciertamente sigue existiendo, pero como primera cosa se empequeñece y se relativiza, situándose en el nivel al cual pertenece. De esta manera nuestra mirada no se centra exclusivamente en el problema, sino que permanece libre para darse cuenta en dónde están verdaderamente sus raíces y cuáles son las posibles soluciones”.
Finalmente añadió: “El horizonte de los problemas sociales y políticos que debemos afrontar hoy abarca al mundo entero. No podemos aislar a Venezuela del resto del mundo. Todo es interdependiente (…) El horizonte que trae luz y novedad es aquel del Cielo, el que fue abierto a través del cristianismo, por Jesucristo y su Evangelio”, dijo.




VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.