lunes, 25 de agosto de 2014

El Padre Edgar Arturo Roa partió con su alegría rumbo al Cielo



Realizó una importante labor evangelizadora en su programa: “Semillas de Esperanza”, trasmitido por la emisora Ecos del Torbes y la Televisora Regional del Táchira. Monseñor Mario Moronta lo describió como “Un hombre de fe, que actúa en el nombre de Dios siendo alegre”.

Ramón Antonio Pérez
@GuardianCatolic 

Mérida, 25 de agosto de 2014.- La tarde de este domingo 24 de agosto falleció en un centro clínico de la ciudad de San Cristóbal, el Padre Edgar Arturo Rosa Rosales, quien se encontraba recluido desde hace varios días por afecciones de salud. Aunque la noticia de su deceso circuló en horas de la tarde noche de este domingo, también fue conformada por un comunicado que este lunes emitió la Arquidiócesis de Mérida.

El Arzobispo Metropolitano, su Obispo Auxiliar, sacerdotes, religiosos y religiosas de la Arquidiócesis, cumplen con el penoso deber de participar, que el día domingo 24 de agosto, en la ciudad de San Cristóbal, partió a la Casa del Padre, el Padre: EDGAR ARTURO ROA ROSALES”, dice la participación que Monseñor Baltazar Enrique Porras Cardozo hizo a los medios de comunicación.

Dice el comunicado que el presbítero Edgar Roa era Tachirense, pertenecía a la Diócesis de San Cristóbal y tenía 50 años de ordenado sacerdote. “Fue un hombre de fe, sacerdote con grandes virtudes, que actuaba en el nombre de Dios siendo alegre, amante de los medios de comunicación y la música, de allí su misión evangelizadora a través de “Semillas de Esperanza” micros trasmitidos por la emisora Ecos del Torbes y por la Televisora Regional del Táchira”.

Las exequias fúnebres tendrán lugar el día martes 26 de agosto de 2014, a las 09:00 am en la Iglesia Nuestra Señora Coromoto de Barrio Obre Obrero, en la Ciudad de San Cristóbal. “Desde estas tierras merideñas nos unimos al duelo que enluta a la Iglesia Tachirence y elevamos una oración por el eterno descanso de su alma”.

Los medios han reportado que el Padre Roa tenía varios días hospitalizado y aunque se pensaba se iba a recuperar no fue así, su corazón le falló a las cinco de la tarde de este domingo, apagándose su devoción, su alegría y su espíritu emprendedor. Estaba por cumplir 50 años de vida sacerdotal.

Monseñor Mario Moronta lo describió como “Un hombre de fe, que actúa en el nombre de Dios siendo alegre”. Además de su consagración a Dios y profundamente mariano, el padre Edgar Roa era músico, compositor y además tocaba con destreza el acordeón y sobre todo un amante de la comunicación social.


Desde este medio de comunicación le enviamos las más sentidas palabras de condolencias a la Iglesia Católica del Táchira y a sus familiares.

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.