domingo, 10 de agosto de 2014

Cardenal Urosa: “Me siento orgulloso de ser sucesor de Monseñor Juan Bautista Castro”




La Arquidiócesis de Caracas y la Congregación de las “Siervas del Santísimo Sacramento”, iniciaron el Año Jubilar Centenario en memoria del fallecimiento de Monseñor Juan Bautista Castro Cueva.

Ramón Antonio Pérez 
@GuardianCatolic
Fotos: Faebook de Jesús López

Caracas, 10 de agosto de 2014.- El Cardenal Jorge Urosa Savino presidió una eucaristía, el pasado 7 de agosto, en el Santuario Nacional Expiatorio de las Siervas del Santísimo Sacramento, en el sector La Concordia de esta ciudad, para darle gracias a Dios con motivo de iniciar el año jubilar centenario en memoria del octavo Arzobispo de Caracas, Monseñor Juan Bautista Castro Cueva.

Durante la eucaristía el Arzobispo de Caracas recordó las virtudes de Monseñor Castro Cueva, quien entre sus intensas actividades pastorales motivó la consagración de la República de Venezuela al Santísimo Sacramento, el 2 de julio de 1899.



Recordó que las Siervas del Santísimo Sacramento es una congregación religiosa venezolana, que fue fundada por Monseñor Juan Bautista Castro, el 7 de septiembre de 1896, cuando ejercía como capellán de Santa Capilla. La Casa Madre de las religiosas está ubicada cerca del Santuario Expiatorio frente a la Plaza La Concordia.

El Cardenal Urosa resaltó en su homilía: “Me siento profundamente orgulloso, de ser sucesor de Monseñor Juan Bautista Castro, un gran pastor”. Además, agradeció a las “Siervas”, la invitación a la inauguración de este año jubilar que se cumplirá entre el 7 de agosto de 2014 y la misma fecha de 2015, tiempo en el que se podrá conocer más a fondo la importante obra realizada por este sacerdote venezolano.


La Hermana Lilia Ramírez, vicaria de las Siervas del Santísimo Sacramento, también agradeció al Cardenal Urosa Savino, por haber aceptado acompañarles en este inicio del Año Jubilar Centenario del fallecimiento del fundador de su congregación.

“Este año que iniciamos es particularmente importante para nosotras las hijas de Monseñor Castro. Nos impulsa a vivir plenamente nuestro carisma, y de agradecimiento al Señor por haber suscitado un sacerdote enamorado de la Eucaristía, en aquél momento en que la República vivía situaciones muy parecidas a las que vivimos hoy en Venezuela. Él estaba convencido que solamente la Eucaristía, centro de la Iglesia y de toda vida cristiana podía librar al país de tantas desventuras”, dijo.

Por su parte, la Hermana Juana Bautista Páez López, conocida como “Hermana Juanita”, informó que las actividades con motivo del inicio de este año jubilar centenario en memoria de Monseñor Juan Bautista Castro, incluyeron una eucaristía en Santa Capilla, que presidida por el reverendo padre Pons Punceles (OM), quien estuvo acompañado de otros religiosos y seminaristas de la Orden de la Bienaventurada Virgen María de las Mercedes.

Además, se realizó un recital de música religiosa en el que participaron Fray Jesús, de los Hermanos Franciscanos; el coro “Ritmo, Alegría y Fe”, de las Hermanas de Vorselaar; las Hermanas Camila Vélez y María Flor, de las Siervas del Santísimo; y el Grupo Karmel. En el evento se contó con el apoyo de Jesús López, de los Talleres de formación Musical Religiosa “Yahve Justicia Nuestra”, de la Fundación Obra y Hermandad AMEN, acotó la religiosa responsable de Santa Capilla.

Monseñor Juan Bautista Castro

Algunos rasgos acerca de la vida del octavo arzobispo de Caracas, indican que Monseñor Juan Bautista Castro nació en esta ciudad, el 19 de octubre de 1846. Fueron sus padres Bruno Castro y María Casimira Cueva de Castro, siendo bautizado en la Catedral Metropolitana el 13 de noviembre del mismo año, con los nombres de Juan Bautista Pedro Alcántara del Rosario.

Sus biógrafos señalan que el futuro arzobispo de Caracas había quedado “huérfano muy pequeño y en la pobreza, pero al calor del ejemplo de hombres venerables y creciendo su alma en virtud, en el amor al deber, en la fortaleza y seriedad del estudio. Desde muy joven manifestaba inclinación por la vida sacerdotal”.

Hizo sus primeros estudios en el Colegio Roscio. Luego de terminar la teología recibió la ordenación sacerdotal de manos del Arzobispo Guevara y Lira, cuando éste iba al destierro, en la ciudad de Barcelona, estado Anzoátegui, el 25 de diciembre de 1870.

Entre sus logros está la fundación de los periódicos: “Ancora” (1884); y “La Religión” (1890), este último “en colaboración del Pbro. Dr. Antonio Ramón Silva, más tarde Arzobispo de Mérida y los Pbros. Dr. Nicanor Rivero y Miguel A. Espinosa”.

El 30 de octubre de 1903 es preconizado Obispo coadjutor de Caracas con derecho a sucesión, y el 6 de enero de 1904 recibe la Consagración Episcopal en Roma, de manos del Cardenal Merry del Val. En mayo de 1904 toma posesión de la Arquidiócesis de Caracas, por muerte de Monseñor Críspulo Uzcátegui, siendo el octavo en sucesión.

Durante el pontificado de Monseñor Castro se fundaron las conferencias del Episcopado Venezolano; se elaboró la instrucción pastoral; y se realizó e inició felizmente el primer congreso Eucarístico de América Latina. Consideran algunos biógrafos que él fue el fundador del Apostolado Seglar en Venezuela, “ya que acostumbró a los hombres a no avergonzarse de Dios ni de su doctrina”.

“La característica de su vida fue un ardiente amor por la Divina Eucaristía; apasionadamente enamorado de este misterio de fe, quiso vivir perpetuamente a la puerta del sagrado tabernáculo, de ahí su empeño inagotable por propagar más y más en la República la devoción a la Sagrada Eucaristía, llegando a Consagrar Solemnemente a Venezuela al Santísimo Sacramento el 2 de julio de 1899”.

Igualmente, fue su deseo que “en cada Diócesis hubiera un trono de Exposición diaria al Santísimo Sacramento y en una de sus conferencias eucarísticas exclamaba: “¡que se levante sobre Venezuela el Sol de la Divina Eucaristía, que se levante este Sol amado de las almas, para nunca más ocultarse en el horizonte de nuestra Patria!”.


Murió el 7 de agosto de 1915. Sus últimas palabras fueron: 
“¡Oh clemens, oh pía, oh dulcis Virgo María!






**********************

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.