martes, 26 de junio de 2012

Jóvenes Católicos de Caracas realizaron Cuarta Caminata de la Fe en San Pedro y El Valle


 “Pidamos a Dios para que los testimonios de San Juan Bautista, de Monseñor Juan Reghezza y Monseñor Francisco Javier Monterrey, sirvan de motivación a los jóvenes en las parroquias y movimientos de apostolado, y quieran consagrar su vida al sacerdocio y la vida religiosa”, expresó el Cardenal Urosa durante la eucaristía.

Ramón Antonio Pérez 
@GuardianCatolic

Caracas, 26 de junio de 2012.- El Cardenal Jorge Urosa Savino presidió el sábado 23 de junio, una eucaristía en la Parroquia “San Pedro Apóstol”, de Los Chaguaramos, tras culminar la Cuarta Caminata de la Fe, organizada por los jóvenes de los arciprestazgos de San Pedro y El Valle; y que tenía como lema para este año: “La puerta de la Fe siempre está abierta”.

El Arzobispo de Caracas, estuvo acompañado durante la celebración por el párroco de San Pedro Apóstol, presbítero Miguel Acevedo; el padre Yohan Contreras y Monseñor Francisco Javier Monterrey. Procedentes de otras parroquias llegaron el padre Alexander Quintero, de San Miguel Arcángel; padre Douglas Buenaño, Nuestra Señora de la Encarnación y asesor de pastoral juvenil en el arciprestazgo de El Valle; presbítero Eduardo Santo Domingo, Nuestra Señora de la Luz y arcipreste de El Valle; y los presbíteros José Alberto Rodríguez y Jesús Amable Bravo, de La Milagrosa.

La predica del Purpurado estuvo centrada en dos temas fundamentales: en primer lugar, la familia y la importancia de su testimonio cristiano; y en segundo lugar, la juventud, y la posibilidad de su opción vocacional por una vida sacerdotal y religiosa.

En ambos casos presentó el ejemplo de Juan Bautista, según las lecturas del día. Pero, además, en relación a los jóvenes también consideró como modelos a seguir a sacerdotes muy cercanos la parroquia “San Pedro Apóstol”: Monseñor Juan Reghezza, constructor e impulsor del imponente templo; y a Monseñor Francisco Monterrey, uno de los primeros párrocos responsables de pastorear esta comunidad católica. 



La Cuarta Caminata de la fe

La caminata partió a las tres de la tarde, desde la Parroquia San Miguel Arcángel, en la avenida principal de El Cementerio, para llegar a la Basílica Menor de San Pedro Apóstol. Durante el recorrido los jóvenes realizaron diversas actividades vinculadas al compromiso que han adquirido con Jesucristo en las parroquias.

Jamilev Levi, coordinadora juvenil del arciprestazgo de El Valle, informó que “el primer signo fue una Cruz que entregaron los sacerdotes de El Valle en manos de los jóvenes coordinadores de las parroquias, lo cual permitió que el recorrido se iniciara con oraciones y cantos hasta llegar a la parroquia La Milagrosa”.

La segunda parada estuvo inspirada en el amor, la justicia, reconciliación y santidad. Mientras se reflexionaba el contenido de estas palabras, simultáneamente, fueron elevados globos de helio que portaban la inscripción de las mismas. “La fe actúa por el amor, se convierte en un nuevo criterio de pensamiento y de acción que cambia toda la vida del hombre”, especificó la joven con referencia al guión de la jornada.

Agregó que durante la tercera parada, cuya responsabilidad recayó en el Arciprestazgo San Pedro, “se presentaron los pendones de los diferentes patronos parroquiales como modelos y ejemplos de fe”. Posteriormente, en la cuarta parada, “nos encontramos con nuestra Madre María bajo la advocación de Nuestra Señora de Coromoto, Patrona de Venezuela, Caracas y todos los jóvenes”. 

La quinta parada estuvo programada para que los asistentes encendieran un cirio decorado con el logo de la Jornada Mundial de la Juventud Río 2013. “Como nos lo dice el Salmo 118: ‘Lámpara es tu Palabra para mis pasos, Luz en mis senderos. Los jóvenes pidieron al Señor que su palabra y su presencia ilumine nuestros día a día, en especial esas dificultades que nos hacen titubear en la fe”.

Finalmente, la Cuarta Caminata de la Fe, culminó frente “al atrio de San Pedro”, y allí, “los jóvenes presentaron coreografías cristianas”, para luego ser recibidos por el Cardenal Urosa, mediante un gesto simbólico de apertura de las puertas de esta Basílica. Posteriormente se cumplió la celebración eucarística. 





VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.