viernes, 29 de abril de 2011

Cardenal Urosa: “Juan Pablo II tuvo una personalidad magnética”


El Arzobispo de Caracas compartió junto al periodista José Visconti y Adrián Guacarán durante una entrevista exclusiva en el programa Es Noticia conducido por Román Lozinski en Unión Radio. Resaltó que el Papa Juan Pablo II fue un hombre de gran espiritualidad y quería anunciar que Jesucristo es el camino de la felicidad de los seres humanos.

Caracas, 29 de abril de 2011.- Lo calificó como un hombre de una gran espiritualidad que fue desarrollando una labor inolvidable durante los 27 años que duro su pontificado, uno de los más largos de la historia. “El Papa era un hombre muy valiente, un hombre libre (…) tuvo una actuación extraordinaria, quiero destacar el gran cariño del Papa que la gente adoptó de él”.
Durante su periodo el Papa Juan Pablo II tuvo una personalidad magnética que quería anunciar que Jesucristo es el camino de la felicidad de los seres humanos. También resaltó que tuvo influencia en algunos procesos de cambio en gobiernos de “sistemas socialistas marxistas” como el de Polonia.
“Juan Pablo II tuvo un papel en la toma de conciencia, especialmente de Polonia, en que el camino de la felicidad de los pueblos, no es por el camino del estado totalitario, un estado dictatorial, si no por el camino de la dignidad y el respeto de las personas”.

Beatificación
El Cardenal Jorge Urosa Sabino destacó que el Papa Benedicto XVI permitió que se iniciara el proceso de beatificación, aunque no pasaran 5 años de su muerte. La beatificación conlleva el estudio de la vida y de las enseñanzas de la persona y luego se espera a que se produzca un milagro.
“Otra cosa que ayudó mucho en el proceso es que hubo un milagro que ocurrió en Junio de ese mismo año cuando falleció, que es realizado en la religiosa, una hermana francesa, fue la curación instantánea de un mal de párkinson”.
Explicó que para comprobar que el suceso milagroso fuese cierto, intervinieron un psiquiatra y tres neurólogos, “los procesos de beatificación son exigentes, sobre todo lo de los milagros, debido a que tienen que ser estudiados de manera irrefutable”.
Una vez estudiado el caso es cuando se decreta el reconocimiento de la heroicidad de la persona, “que una persona ha tenido una gran caridad, una gran esperanza, un hombre justo, una gran fortaleza, en todas la virtudes” para luego ser beatificado.
Por otra parte mencionó que para que se produzca la canonización se necesitan ocho milagros. “Una vez que se le declare santo, una vez que se canonice, el culto del Papa Juan Pablo II se puede extender en todo el mundo”.

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.