viernes, 17 de octubre de 2014

José Gregorio Hernández



La oración de los creyentes moverá el "dedo de Dios" para que llegue a los altares

MONSEÑOR FERNANDO CASTRO

El próximo 26 de octubre se cumplen 150 años de su nacimiento. Médico de los pobres y cristiano ejemplar, dice el lema de este año celebrativo que la Conferencia Episcopal decretó en el 2014. Sin ninguna duda, es el venezolano más querido. Es para muchos un intercesor poderoso delante de Dios.

Un campesino de Isnotú, hijo de una familia cristiana, quien llega por su estudio, empeño y su desempeño a ser una gloria de la patria. José Gregorio nos habla de la posibilidad que todos tenemos de ser estudiosos, competentes, educados y disponibles para el servicio a los demás. Igualmente, su recia fe en Jesucristo y su piedad lo llevó a hacer de su servicio como médico, profesor, investigador y académico un hombre considerado santo en la Caracas de comienzos del siglo XX.

Pareciera un verdadero milagro que en una época en que los estudios universitarios se tambalean, donde la mediocridad campea, donde la medicina era herbolaria y supersticiosa, surja un hombre capaz de revolucionar la medicina en Venezuela.

Por otra parte, el ejemplo del servicio generoso y la dedicación al estudio se insertan en el ideal cristiano: todos los bautizados están llamados a la santidad en la vida ordinaria, en la que a cada uno le toca vivir.

Conocer la vida de José Gregorio es un gran bien: es un estímulo para vivir en concreto el ideal de la propia ciudadanía y de la vida cristiana.

En la familia, en el vecindario, en la Iglesia pidamos al Señor el milagro para la beatificación del Dr. José Gregorio Hernández. Si tienes algún testimonio de lo que Dios te ha hecho a través de José Gregorio Hernández, envíalo a causajosegregorio@gmail.com, guarda las pruebas médicas si las tienes.

La oración de los creyentes moverá el "dedo de Dios" para que el Dr. Hernández llegue a los altares. La autoridad de la Iglesia católica está comprometida en este proceso y lo declarará beato y santo, cuando se pueda probar un milagro fruto de la intercesión del Dr. Hernández.




VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.