lunes, 30 de diciembre de 2019

Cardenal Urosa exige nuevamente la “salida pacífica” de Nicolás Maduro


En su saludo del Año Nuevo 2020, denuncia que en Venezuela “estamos en una situación realmente pésima, de deterioro general, de angustia, de éxodo de seres queridos; de dolor, especialmente para los más pobres”

Ramón Antonio Pérez // @GuardianCatolic
Caracas, 30 de diciembre de 2019

El cardenal Jorge Urosa Savino planteó nuevamente “la necesidad de la salida pacífica del Presidente de la República, para propiciar un nuevo gobierno que detenga esta situación de doloroso deterioro social y económico” que se vive en Venezuela, según deja ver en su mensaje del año nuevo 2020, dirigido a la iglesia de Caracas y a todos los venezolanos.

Considera que Venezuela vive “una situación increíble”. “¡En este país petrolero no hay gasolina! Ni hay efectivo para las transacciones comerciales del pueblo, y escasean y están por las nubes los alimentos, las medicinas, y muchos artículos de primera necesidad”, expresó Urosa quien fue nombrado arzobispo de Caracas el 19 de septiembre de 2005 por el papa Benedicto XVI y duró en su cargo hasta​ el 9 de julio de 2018, cuando el papa Francisco aceptó oficialmente su renuncia luego de cumplir 75 años de edad.

Urosa denunció igualmente, la situación de los presos de conciencia. “Hay muchos presos políticos que el gobierno promete liberar, y no lo hace”, criticó respecto a los ofrecimientos de liberación hechos por allegados a Maduro. “¡Tenemos un gobierno fracasado!”, exclamó. “Además, se han dado hechos políticos que deslegitiman al actual gobierno, como las viciadas elecciones presidenciales de mayo de 2018”.

Una vez más, el Purpurado afianzó su saludo de Año Nuevo en el mensaje que la Conferencia Episcopal Venezolana emitió el 11 de julio de 2019, y en el que los obispos ratificaron sus críticas y el desconocimiento al “gobierno ilegítimo” de Maduro.

Como afirmamos el pasado mes de enero, ante la realidad de un gobierno ilegítimo y fallido, Venezuela clama a gritos un cambio de rumbo, una vuelta a la Constitución. Ese cambio exige la salida de quien ejerce el poder de forma ilegítima y la elección en el menor tiempo posible de un nuevo Presidente de la República”.

El Cardenal no dejó de realizarle duras exigencias al sector opositor que el próximo 5 de enero de 2020, elegirá a los directivos de la Asamblea Nacional, con la posible ratificación de Juan Guaidó como Presidente del Parlamento y en la Presidencia Interina de Venezuela.

Es urgente que los dirigentes de la oposición dejen la división y unifiquen sus esfuerzos para formar un gobierno nuevo; que fortalezcan la lucha contra la corrupción y que propongan un plan de acción al país para solucionar esta pésima situación”, indicó.

No son “Felices Fiestas” sino “Feliz Navidad” 


Tomando en cuenta que su mensaje se dio en un marco festivo y de contenido religioso navideño, consideró oportuno “alertar contra una tendencia que se va manifestando entre nosotros, en Venezuela (…) copiando una moda secularizada, y anti religiosa de países donde sí hay muchas religiones, ya no se habla de Feliz Navidad sino de “Felices Fiestas”.

“Con todo respeto: eso es un gran error. La mayoría del pueblo venezolano es, repito, católico y cristiano, y nos encanta recordar al Niño nacido en Belén: Nuestro Señor Jesucristo. No dejemos que esa corriente secularizada, peor aún, anti-religiosa, se haga presente ente nosotros. No sucumbamos a los embates de la indiferencia religiosa y del ataque contra la religión, que se está dando en algunos países de Occidente”, pidió.

“Comencemos, pues, este nuevo año 2020 poniendo nuestras vidas, nuestra familia, nuestras ilusiones, con profunda fe y confianza en las manos de Dios”, fue la petición del Cardenal Urosa, cuyo mensaje se publica de manera íntegra.


SALUTACIÓN DE AÑO NUEVO 2020

CARDENAL JORGE UROSA SAVINO,
ARZOBISPO EMERITO DE CARACAS

A mis queridos hermanos el Emmo. Señor Cardenal Baltazar Porras Cardozo, Administrador Apostólico de Caracas, y sus Obispos Auxiliares; a los venerables sacerdotes y diáconos; a los hermanos y hermanas miembros de los Institutos de vida consagrada, a los fieles católicos y a todos los habitantes de nuestra querida Ciudad capital. ¡Saludos y bendiciones de Dios Nuestro Señor!
Una vez más, en mi condición de Arzobispo Emérito de Caracas, miembro activo de nuestra Iglesia capitalina, me complace saludarlos con gran afecto, con motivo de las solemnes fiestas de Navidad y Año Nuevo.

Hemos escuchado de nuevo el festivo mensaje del Ángel de Belén: “¡Les anuncio un gran gozo! En la ciudad de Belén, ha nacido para ustedes un salvador, el Mesías el Señor”. Mis queridos hermanos: La Navidad es Cristo, el Hijo de Dios encarnado y nacido entre nosotros para redimirnos. La Navidad es la manifestación de la infinita misericordia de Dios Padre, para llenarnos de esperanza y comunicarnos su vida misma. Por eso nos alegramos y festejamos. Que la celebración de la Navidad en estos días deje en nuestras vidas la alegría de seguir a Jesucristo, de unirnos a El cada vez más, de pertenecer a su santa Iglesia. No hagamos de la Navidad otro fatuo carnaval.

Por otra parte, es preciso tener en cuenta y alertar contra una tendencia que se va manifestando entre nosotros, en Venezuela. A pesar de ser un pueblo mayoritariamente católico y cristiano, últimamente en algunas manifestaciones de medios de comunicación social, copiando una moda secularizada, y anti religiosa de países donde sí hay muchas religiones, ya no se habla de Feliz Navidad sino de “Felices Fiestas”. Con todo respeto: eso es un gran error. La mayoría del pueblo venezolano es, repito, católico y cristiano, y nos encanta recordar al Niño nacido en Belén: Nuestro Señor Jesucristo. No dejemos que esa corriente secularizada, peor aún, anti-religiosa, se haga presente ente nosotros. No sucumbamos a los embates de la indiferencia religiosa y del ataque contra la religión, que se está dando en algunos países de Occidente.

AÑO NUEVO Y CAMBIO DE RUMBO

Las festividades litúrgicas de año nuevo están inmersas en el ambiente religioso navideño. Esto es estupendo, pues nos reafirma en la fe católica de que nuestras vidas, el tiempo y la historia de la humanidad, están en las manos bondadosas de Dios. Y por eso, porque sabemos que Él nos ama, iniciamos el nuevo año llenos de esperanza. Comencemos, pues, este nuevo año 2020 poniendo nuestras vidas, nuestra familia, nuestras ilusiones, con profunda fe y confianza en las manos de Dios.

Y también pongamos en sus manos la vida y la realidad actual de nuestra Patria. Tristemente estamos en una situación realmente pésima, de deterioro general, de angustia, de éxodo de seres queridos; de dolor, especialmente para los más pobres…Una situación increíble, pues ¡en este país petrolero no hay gasolina! Ni hay efectivo para las transacciones comerciales del pueblo, y escasean y están por las nubes los alimentos, las medicinas, y muchos artículos de primera necesidad. Hay muchos presos políticos que el gobierno promete liberar, y no lo hace. ¡Tenemos un gobierno fracasado! Además, se han dado hechos políticos que deslegitiman al actual gobierno, como las viciadas elecciones presidenciales de mayo de 2018.

Por esos motivos, los obispos venezolanos, el 11 de julio de 2019 dijimos con toda claridad: 12. “Como afirmamos el pasado mes de enero, ante la realidad de un gobierno ilegítimo y fallido, Venezuela clama a gritos un cambio de rumbo, una vuelta a la Constitución .Ese cambio exige la salida de quien ejerce el poder de forma ilegítima y la elección en el menor tiempo posible de un nuevo Presidente de la República

Respetuosamente, pues, planteo de nuevo la necesidad de la salida pacífica del Presidente de la República, para propiciar un nuevo gobierno que detenga esta situación de doloroso deterioro social y económico.

Por otra parte, es urgente que los dirigentes de la oposición dejen la división y unifiquen sus esfuerzos para formar un gobierno nuevo; que fortalezcan la lucha contra la corrupción y que propongan un plan de acción al país para solucionar esta pésima situación.

CONCLUSIÓN

Queridos hermanos todos: Al comienzo de este nuevo año, acerquémonos más a Dios, y hagamos el propósito de vivir de acuerdo a su Palabra, que es Palabra de vida y paz. Luchemos por defender nuestros derechos y los derechos de los demás, y trabajemos juntos especialmente para ayudar a nuestros hermanos, especialmente a los más pobres. Que Dios nos conceda su gracia y su luz para luchar todos juntos por una Venezuela mejor. Y que resolvamos nuestros graves conflictos de manera pacífica. Encomendemos el futuro de nuestra Patria a la maternal intercesión de María Santísima, la Virgen de Coromoto, Patrona de Venezuela y de nuestra Arquidiócesis de Caracas.

Con mi afectuosa bendición episcopal,

+CARDENAL JORGE UROSA SAVINO,
ARZOBISPO EMERITO DE CARACAS



jueves, 19 de diciembre de 2019

Allan Crespo, el entrañable y pequeño Doctor José Gregorio Hernández


El sábado 14 de diciembre, Allan Crespo, de 11 años, sentía una mezcla de nervios y alegría. Desde muy temprano llegó a la iglesia de San José, un templo construido “cerquita” del “Cerro El Ávila”, la majestuosa montaña que se divisa a lo largo y ancho de Caracas. Ese día se cumpliría la III Caminata en honor al doctor José Gregorio Hernández, aunque ésta comenzaría en la Escuela de Medicina del Hospital “José María Vargas”, para “promover la recta devoción del Venerable”, según la convocatoria realizada.
Por tercera ocasión, Allan haría el papel del “médico de los pobres”. El niño llegó acompañado de Anny Angulo, su señora madre. Llevaba unos lentes grandes cuyos espejuelos casi le cubrían todo el rostro, sin embargo, le daban un aire de intelectualidad; el sombrero negro, el sempiterno maletín de cuero y unos pintados bigotes negros, recordaban sin mucho esfuerzo a la más conocida fotografía de José Gregorio Hernández.
Su testimonio estaba previsto para ser relatado en la “primera de nueve estaciones”, en San José, oficialmente la parroquia San Benito. “Esta parroquia no existía cuando vivió José Gregorio Hernández”, confirmaba uno de los sacerdotes a través del parlante. “Sólo estaba erigida una casa pequeña, pero sus historiadores cuentan que cuando el Doctor Hernández pasaba por allí se hacía la Santa Cruz, en señal de respeto”, aseguraba el sacerdote.

Buscando medicamentos para los más necesitados

El guión que iba a exponer Allan se lo había preparado Raquel Ávila,  una educadora del colegio parroquial. “Soy el doctor José Gregorio Hernández, médico, filántropo, filósofo, científico, investigador, profesor universitario. Domino el inglés, francés, portugués, alemán e italiano, y domino el latín”, comenzó a decir el alumno de sexto grado.
Enseñé a muchos estudiantes”, expresaba con las manos tomadas por la espalda, igual que muestra la mítica foto a José Gregorio. A su lado, escuchando expectante, pero transmitiendo alegría, estaba monseñor Tulio Luis Ramírez Padilla, vice postulador de la causa de beatificación, junto a otras personas. Un retrato de Madre Candelaria de San José, segunda beata nacida en Venezuela, era el testimonio gráfico de que la santidad sí es posible en el país bolivariano. Ella fue beatificada el sábado 26 de abril de 2008.
El niño, centrado en su papel, contaba la historia del Venerable en primera persona: “Un 29 de junio de 1919, salí a buscar una medicina para un paciente con escasos recursos, pero no pude porque fui atropellado por un auto que conducía Fernando Bustamente. Esto me ocasionó fractura en el cráneo y fui llevado al Hospital Vargas donde fallecí”.
Efectivamente, el prominente galeno venezolano que nació el 26 de octubre de 1864, en Isnotú, estado Trujillo; falleció en Caracas, el 29 de junio de 1919, luego de ser atropellado por uno de los pocos vehículos que entonces circulaban en Caracas.
Luego de la participación de Allan Crespo, se reflexionó sobre la esperanza y la motivación de seguir adelante, de continuar con la obra del doctor Hernández, imitarlo en sus valores cristianos, académicos y en la vida civil. La enseñanza la motivó monseñor Tulio Ramírez, afirmando desde el principio de su intervención: “los niños son expresión de la santidad de Dios”. Esta vez, los peregrinos aplaudieron largamente, al niño Allan.
Más tarde, Allan ratificó a Aleteia que es la tercera vez que personifica al “médico de los pobres”. Expresó de igual manera su satisfacción y alegría por representar al futuro beato, quien le ha dejado “muchas enseñanzas y me gustaría imitarlo en todo”.

El presunto milagro en el Vaticano

Tulio Ramírez comentó que “todos los venezolanos debemos ser un José Gregorio Hernández en nuestras vidas”. El prelado estaba satisfecho por esta tercera convocatoria que intenta motivar a la feligresía en su correcta devoción hacia el ilustre médico. A la caminata concurrieron profesionales de la medicina y estudiantes de la facultad que apoyan la labor de la Iglesia Católica de profundizar en la obra ejecutada por el insigne venezolano.
“La III Caminata estuvo encomendada para renovar la fe del venezolano, ante la grave situación por la cual atraviesa nuestro país que reclama reconciliación, paz, tranquilidad para poder vivir”, dijo el obispo auxiliar de Caracas para Aleteia.
EL ANUNCIO. El prelado informó que para primera quincena de enero del próximo año 2020, la Congregación para la Causa de los Santos que lleva adelante el proceso de beatificación del doctor Hernández, remitirá el caso a una comisión de alto nivel integrado por médicos que estudiarán el presunto milagro actualmente analizado en Roma.
“Estamos orando porque logremos llevar a los altares a nuestro José Gregorio Hernández”. Igualmente dijo que “Venezuela necesita un modelo de pacto social por la paz, para poder superar los graves problemas que actualmente nos afligen”. “Todos debemos ser un José Gregorio Hernández para ser modelo de virtudes (…) Somos una iglesia que camina con esperanza y que desea la beatificación del insigne científico”, dijo en las estaciones.
Durante la misa de cierre esta tercera caminata, fue concedida la Indulgencia Plenaria en el Año Jubilar por conmemorarse el Centenario del tránsito al cielo del Venerable doctor José Gregorio Hernández, por el Papa Francisco, a través de la penitenciaría Apostólica, a todos los devotos que participaron activamente en las actividades de promoción de la recta devoción al Médico de los Pobres, durante el periodo 2019-2020.
La Iglesia Venezolana está a la expectativa y motivada por el “Presunto Milagro” ocurrido en una adolescente del estado Apure en el año 2017. “Fueron varios meses de intenso trabajo por parte del tribunal eclesiástico creado en la Diócesis de San Fernando, estado Apure, cuyos resultados fueron avalados el 18 de diciembre de 2018”, según conoció Aleteia. Luego, el cardenal Baltazar Enrique Porras Cardozo, el 18 de enero de este año, entregó un dossier con los resultados a la Congregación para la Causa de los Santos.


martes, 17 de diciembre de 2019

Ver “comer de la basura” te puede cambiar la vida, como a Raziel


@RazielRod
La credibilidad y transparencia del trabajo que realiza en favor de los más necesitados, le han ganado apoyo de personalidades como Marko Music, el “Influencer” y “Youtuber” ganador de varios premios Emmy


La pobreza no la hizo Dios, la hacemos tú y yo cuando no compartimos lo que tenemos”, dice una frase adjudicada a la Madre Teresa de Calcuta y que forma parte de los cientos de mensajes en el perfil público de Raziel Rodríguez. Se trata de un joven venezolano que encontró su “propósito de vida” en el amor y el servicio al prójimo, especialmente entre los más necesitados. Su historia revela que cuando los seres humanos se dejan tocar por Dios, trascienden más allá de sus limitaciones personales.

Raziel no oculta su histórica pasión por las motos de altas cilindradas; eran su principal distracción cada fin de semana. Reconoce que también fue funcionario de la Policía Municipal de Chacao (estado Miranda), de donde ha obtenido excelentes recuerdos y grandes enseñanzas. “No me faltaba nada material. Mis ingresos y mi trabajo me permitían vivir de manera cómoda”. Sin embargo, a Raziel le faltaba “propósito de vida”.

Preguntarse por qué vivir cómodamente y no ayudar a muchas personas que para 2015 ya estaban sufriendo la crisis humanitaria en Venezuela, llevó a Raziel Rodríguez a experimentar lo que buscaba. “Comencé a ver a mucha gente comiendo de la basura”, dijo al inicio de la conversación con Aleteia, durante una de sus actividades.

“Anteriormente eso lo hacían las personas en situación de calle, pero hace cuatro años comenzamos a ver familias enteras comiendo de la basura”, reiteraba. “¿Cómo es posible que esto ocurra en Venezuela?”, fue el cuestionamiento que “pasó el suiche” en la vida de Raziel. “El tiempo llevó a que le consiguiéramos el propósito a la vida; y por eso es que ahora estas acciones solidarias con la humanidad, las hacemos por vocación”.

El paso inmediato, luego de su “conversión”, fue crear la Fundación Raziel, una organización sin fines de lucro que desde diciembre de 2015, está asentada en Guatire, estado Miranda. Su objetivo es tender una mano amiga a instituciones hospitalarias públicas, ayudando al rescate de sus infraestructuras; y socorrer con medicamentos e insumos a los pacientes, y otros venezolanos que viven en situación de pobreza extrema.

Apoyo de varios “influencers”


Parte del secreto para el “éxito” reconocido a la Fundación Raziel está en un grupo de amigos e “influencers”, tejido desde su incursión las redes sociales (RS). Especialmente, en sus cuentas de Instagram y Facebook, donde da a conocer sus actividades humanitarias y solicita apoyo que luego comparte con otras organizaciones o entrega directamente a los pacientes de los hospitales “J. M. de los Ríos” y “Luis Razetti” de Caracas.

Raziel reconoce el apoyo de su amigo y vecino de Guatire, Marco Music, un cantante y comediante que obtuvo tres premiaciones Emmy en el año 2018 por “El Poder de un Post”: mejor documental, mejor edición y mejor dirección. El artista, con más de 8 millones de seguidores en sus RS, está residenciado en Estados Unidos, y explica en el documental cómo estos nuevos medios pueden usarse en beneficio de otros.

El trabajo de Marco fortalece a la Fundación Raziel”, precisa el entrevistado. Además, reconoce que hay unos valores fundamentales que igualmente caracterizan a esta organización

La credibilidad ante estos amigos que nos envían sus ayudas la hemos ganado con base en la trasparencia con la que luego las entregamos a la gente necesitada. Por eso hacemos videos y fotos sin edición alguna y los publicamos”.

Describió que la ONG recibe apoyo desde Panamá, Argentina, Chile, Estados Unidos y España donde tiene centros de acopio, “pero también de empresas venezolanas que encuentran en la solidaridad una manera de ejecutar la responsabilidad social”.

“Todo lo que hay en la maleta es tuyo”
Son “clásicos” en las redes sociales de Fundarazi, videos de personas que van caminando y quedan sorprendidas con estas ayudas. “Hola, ¿cómo estás? ¿Tú crees en Dios?”, dice Raziel Rodríguez u otro miembro de la ong a los transeúntes. Luego de escucharlos, les dicen: “¡Le tenemos un regalo de Dios para ti! ¡Todo lo que hay en la maleta es tuyo!”.

Las caras de sorpresa son inevitables al recibir bolsas de comida, ropa, zapatos o medicamentos. En algunas ocasiones visitan sectores humildes y entregan donativos en las viviendas, tomándolos igualmente por sorpresa.

Es un programa que busca impactar vidas, corazones; lo hacemos al natural, sin conocernos, en la calle…”, explica @RazielRod a Aleteia. “El tiempo de Navidad es muy especial para la fundación”. “No hacemos operativos de entrega masiva, pero sí sorprendemos a muchos niños y familiares con juguetes, regalos, ropa, zapatos y comida”.

¿Obras de caridad o altruismo personal?
Desde Aleteia se le pregunta a Raziel Rodríguez: “¿Cómo te sientes ante la reacción de las personas cuando reciben las ayudas, cuando les ves caras de alegría? - Su respuesta es inmediata y contundente: Ahí está el pago, sus caras de felicidad son la mejor recompensa y podemos decir que estamos ayudando al prójimo como Dios lo pide”.

Luego muestra parte de los cientos  de videos de sus actividades en las calles de Venezuela, publicados en las redes sociales. “Ahí está nuestro trabajo. Es nuestra mejor respuesta a este momento que se vive en Venezuela. Se trata de darle cumplimiento al mandamiento de amar al hermano, al prójimo, al necesitado”, concluye este verdadero influencer de la solidaridad y admirador de la Madre Teresa de Calcuta.


Venezuela: “Quienes más sufren son los más pobres”, dice el Cardenal Urosa


En declaraciones enviadas a los medios afirma que la Navidad es una ocasión para fortalecer la esperanza, ante la crítica situación que cada día empeora en Venezuela, donde quienes sufren son los más pobres

Ramón Antonio Pérez // @GuardianCatolic
Caracas, 17 de diciembre de 2019

“La situación de Venezuela es cada vez peor, desde muchos puntos de vista. La economía se deteriora cada día más debido a la incesante devaluación del bolívar. Un dólar, que hace 16 meses valía 60 bolívares, hoy ya cuesta 47.000 (cuarenta y siete mil). Esto hace que el costo de la vida, especialmente los alimentos, se haya disparado a las nubes”, dijo el cardenal Jorge Urosa Savino en declaraciones enviadas a los medios.

Aunque no se atreve a “hacer predicciones” sobre el futuro político de Venezuela, realizó un llamado concreto a los partidos políticos de la oposición, tomando en cuenta que el gobierno de Nicolás Maduro tiene todo el control del poder y de los medios de comunicación social. 

Hará falta que la oposición se consolide, se unifique, y ejerza más presión a fin de lograr por medios democráticos un cambio de gobierno. Y que ofrezca alternativas válidas de acción para el futuro”, expresó.

Por otra parte, el Purpurado venezolano consideró como “algo increíble” a la gestión del gobierno para solucionar la crisis de Venezuela. “¡Un país petrolero que sufre escasez de gasolina y de gas doméstico! ¡Algo vergonzoso e inaudito!”, expresó. 

“Estas cosas demuestran la incompetencia del gobierno. Y provocan la emigración, el éxodo de muchos venezolanos.  Y que los maestros, con salarios muy bajos, ya no quieran seguir dando clases. Por eso el gobierno recurre a jóvenes sin formación ni vocación ni preparación, para ponerlos en las escuelas, a suplir a maestros preparados”.

“En fin, es una situación mala desde muchos ángulos. ¡Y quienes más sufren son los más pobres!”, siguió explicando el arzobispo emérito de Caracas.

La Iglesia está cerca de los que sufren

Sin embargo, comentó que “aun en medio de tantas penurias debemos fortalecer nuestra práctica religiosa, acudir a los templos, participar en la Misa dominical, y recibir los sacramentos de la Reconciliación y la Eucaristía. Y vivir a fondo la caridad fraterna, especialmente con los más necesitados”.

“La Iglesia está aprovechando el Adviento para fortalecer la esperanza religiosa del  pueblo: en medio de las dificultades, la Navidad, la venida de Cristo al mundo, el Emmanuel, Dios-con-nosotros, nos recuerda que Dios nos ama, que está cerca, y nos ayuda a reaccionar de manera positiva ante tantas calamidades”. En ese sentido afirmó: “Los fieles aprovechan todas las actividades religiosas para fortalecer su fe y su vida cristiana en medio de tanto dolor”.

Igualmente la Iglesia venezolana “sigue muy activa en dos campos pastorales muy importantes: el primero y principal, la evangelización y la santificación del pueblo, para darles la fuerza religiosa y espiritual necesaria para soportar estas calamidades”. Y en el campo social ofrece “medicinas, atención de salud, en fin en el auxilio a los más pobres. Esto desde las parroquias, las escuelas, las instituciones religiosas, y Cáritas de Venezuela y las Cáritas diocesanas y parroquiales.  Una Iglesia que está cerca de los que sufren”, indicó en la nota recibida por El Guardián Católico.

El cardenal Urosa compartió algunas de sus reflexiones sobre la situación de los venezolanos que han emigrado a otros países. “Pensando en tantos venezolanos que se han visto obligados a emigrar, aprovecho para agradecer la acogida que, en Perú y en otros países de América Latina como Colombia, han recibido mis compatriotas, especialmente de parte de las Iglesias de cada nación”, dijo.

“Espero que la violencia que se haya dado en algunas partes no continúe. Venezuela fue sumamente acogedora con nuestros hermanos peruanos en la década de los 80 y los 90. Ojalá ahora que muchos venezolanos sufren el exilio, encuentran buena voluntad en nuestros hermanos latinoamericanos. ¡Gracias por su apoyo! ¡Necesitamos la solidaridad de nuestros hermanos!”, fueron sus palabras.

Cabe señalar que en días recientes el arzobispo emérito de Caracas distribuyó su Tarjeta Virtual de Navidad 2019, pidiendo a Dios, para que “los colme de bendiciones y proteja y tenga misericordia de nuestra querida Venezuela”.