domingo, 12 de octubre de 2014

ALERTA MUNDIAL: La OMS advierte que el Ébola se puede transmitir al toser o estornudar.



Un número cercano a las 4.000 personas han muerto en países de África, pero los fallecimientos de dos misioneros españoles: Miguel Pajares, contagiado en Liberia, y García Viejo, en Sierra Leona; así como el caso de la enfermera Teresa Romero que atendió al segundo religioso, han activado las alarmas sanitarias de Europa, Estados Unidos, y por supuesto, la endeble América Latina.

Ramón Antonio Pérez
Con agencias y portales

11 de octubre de 2014.- La Organización Mundial de la Salud (OMS) dio a conocer cifras escalofriantes de las víctimas del Ébola. El pasado 8 de octubre el organismo indicó que 3.338 personas fallecieron por el virus hasta la fecha, mientras se elevaba a 7.178 los contagiados. Liberia es el país más afectado donde han muerto 1.998 personas; le sigue Guinea, con 710 decesos registrados. La organización reportó 211 fallecimientos, entre médicos, enfermeros y otros trabajadores de la salud.

El diario el País de España, ha recordado “que acciones tan cotidianas como dar la mano o compartir un vaso o los cubiertos son potencialmente contagiosos. La transmisión comienza cuando se sienten los primeros síntomas —fiebre, debilidad intensa, dolor de cabeza, muscular y de garganta—. El periodo de incubación del virus pide oscilar entre los dos y los 21 días. Sin embargo, durante este ripo, el paciente no puede contagiar su enfermedad”.

Pero el drama y el temor generado por el virus del Ébola no solo afecta a Europa y África sino que se esparce por el mundo entero. El pasado 8 de octubre falleció en Estado Unidos falleció Thomas Eric Duncan, un paciente liberiano contagiado. En un principio fue mandado a su casa por el hospital Texas Health Presbyterian en Dallas, pero después fue readmitido tras empeorar.


Aunque el hospital no ha dado una explicación de por qué no se siguió el protocolo establecido de dar un tratamiento inmediato a todo paciente que llegue infectado, no obstante, el Comisionado del Condado de Dallas, John Wiley Price, dio su teoría: "El hospital Presbiteriano es un hospital boutique a lado de la pequeña Ellis Island. Si alguien no cuenta con seguro médico, no recibe ningún tratamiento. ¡Y eso es la realidad!", reportó el diario Washigton Post el miércoles 8.

La “Organización Mundial de la Salud (OMS) ha informado que bajo ciertas circunstancias la cepa del virus del Ébola de África Occidental puede ser transmitido por gotitas de saliva al toser o estornudar, de acuerdo con un aviso de prensa enviado por la agencia de las Naciones Unidas el 6 de Octubre, el cual advierten que se ha pasado por alto enormemente.

“Teóricamente, las gotas grandes de saliva de un paciente muy enfermo, que además tiene síntomas respiratorios causados por otras enfermedades o que tenga vómitos violentos, puede transmitir el virus, a una corta distancia, a otras personas que estén a su alrededor", explica el aviso, según el citado portal.

Las precauciones dadas por la OMS dicen que esta transmisión se puede dar “cuando las gotas de saliva están demasiado cargadas con el virus y que al toser o estornudar caen en las membranas mucosas o en piel herida o con abrasiones de otra persona”, sin embargo esto no constituye una transmisión del virus por aire. La OMS también advierte que tanto la saliva como las lágrimas “pudieran ser un riego para la transmisión”.

Al igual que la OMS, el doctor Tom Frieden del Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) insiste que la transmisión por aire del virus del Ébola no es posible; pero otros científicos que han estudiado al Ébola por más tiempo, dicen que esas conclusiones son prematuras, reportó el Los Angeles Times. Ellos advierten que la virulencia del reciente brote no tiene precedente, y al pasar de un ambiente rural a uno urbano, el virus tiene “más oportunidades de mutar conforme pasa de una persona a otra”.


El Dr. C. J. Peters, investigador de enfermedades virales de la Universidad de Galveston Texas, y quien ha dirigido los estudios más detallados del CDC respecto a la transmisión del Ébola a los humanos, dijo en el Times que él no descarta la posibilidad que en espacios reducidos el virus pueda ser transmitido por aire. “Simplemente no tenemos los datos que descarten la posibilidad por completo”, argumento.

Pobre Latinoamérica
Aunque la visión del redactor hable de su experiencia en Venezuela, los países que rodean a la nación de Simón Bolívar como Colombia y Brasil, ya tienen sus antecedentes con lo del Ébola.
En Brasil se registró el primer caso sospechoso del virus en la ciudad de Cascavel en el estado de Paraná -a 453 kilómetros de Posadas, Misiones-, según informó el Ministerio de Salud del país vecino. Otro tanto ha ocurrido con Argentina, cuyo paciente en Brasil habría pasado por allí. Por su parte, el ministerio de Salud colombiano informó el viernes 10 de octubre que una persona que recientemente llegó de Africa Occidental está bajo estudio para establecer si eventualmente es portador del virus del ébola. 

Aunque de estos casos, lo más reciente que se conoce es que han sido descartados dentro de los rangos de contagio, sin embargo, la prevención en estos países se está tomando con mucho interés. De manera especial, se han reforzado las medidas de seguridad para los ingresos de personas provenientes del continente africano. Lamentablemente, no ocurre lo mismo en otros países latinoamericanos todavía sometidos por rebrotes de enfermedades tropicales.

El caso de Venezuela llama la atención de la prensa mundial. Nicolás Maduro, en un discurso pronunciado en la OEA habló de combatir y dar sus aportes en la lucha contra el virus del Ébola, ofreciendo más de 5 millones de dólares para sumarse a las iniciativas del combate contra este virus, pero los venezolanos mantienen serias dudas de la efectividad en las acciones emprendidas por su gobierno. La razón es que el sistema sanitario de Venezuela está colapsado, existe carencia de medicamentos y los centros médicos públicos funcionan de manera deficiente. No es extraño ver centros de salud abarrotados de gente buscando ser atendidos, pero en respuesta no hallan médicos y los equipos están dañados; los medicamentos, sencillamente, no se consiguen.

Recientemente, el gremio médico venezolano reportó la aparición de una "Enfermedad Desconocida" que generó al menos doce fallecimientos causando una alarma que todavía recorre el país. A un mes de ocurridos los hechos, los ciudadanos están a la espera de los resultados oficiales, aunque se presume que éstos ocurrieron como consecuencia de estados febriles agudos vinculados al dengue y al chikungunya, enfermedades menores que el ébola, y que el gobierno de Nicolás Maduro, no ha sido capaz de confrontar con éxito.




VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.