miércoles, 31 de enero de 2018

Venezuela: Aleteia recibe Premio “Buen Ciudadano” de Caracas


El Ayuntamiento de Caracas reconoce que Aleteia es un medio comprometido con las propuestas de solidaridad de la iglesia venezolana, “que es como decir la voz y los ojos del papa Francisco”
Ramón Antonio Pérez | Ene 31, 2018
“Para nosotros, en el ilustre Concejo Municipal de Caracas (Venezuela), es un honor entregar el Premio Buen Ciudadano al portal Aleteia, un medio de información general y de interés religioso, que ha entrado poco a poco a nuestra comunidad caraqueña, dando a conocer aspectos de la vida espiritual así como las iniciativas emprendidas por la Iglesia –caso de las ollas solidarias- para motivar a nuestros ciudadanos y contrarrestar la dura realidad que en estos momentos enfrentamos los venezolanos”.
De esta manera el concejal Fernando Albán, responsable del despacho de culto y fomento del buen vivir, en el Concejo del Municipio Bolivariano Libertador (Caracas), explicó las razones por las cuales el portal informativo –Aleteia – se hizo merecedor del premio en su versión 2018, que fue entregado este 31 de enero, en el auditorio del Colegio de Ingenieros de Venezuela, en esta ciudad.
Aleteia ha demostrado ser un medio de comunicación comprometido con la defensa de los derechos humanos, con las denuncias desde la óptica del Evangelio, y con las propuestas de solidaridad que permanentemente realiza la iglesia católica de Venezuela, que es como decir la voz y los ojos del papa Francisco”, acotó el edil.
El reconocimiento para Aleteia fue retirado por los periodistas Macky ArenasCarlos Zapata y Ramón Antonio Pérez, colaboradores de Aleteia en Venezuela. Debido a que la actividad se cumplió en el marco de la rendición de cuentas de Albán, también se reconoció el trabajo de otros comunicadores sociales y educadores comprometidos con la formación ciudadana en sus campos de trabajo.
© RAPérez
De izquierda a derecha: Carlos Zapata, Macky Arenas y Ramon A. Perez recogen el premio Buen Ciudadano en nombre de Aleteia.

De igual manera, fueron entregadas menciones especiales tanto a Cáritas de la Arquidiócesis de Caracas como a la parroquia universitaria “La Epifanía del Señor”, bajo responsabilidad del diácono permanente Virgilio Cartagena (director) y el padre jesuita Javier Fuenmayor (párroco), respectivamente. Ambos religiosos realizan un trabajo intenso con las “Ollas solidarias” que desde el año 2017 impulsa Cáritas Venezuela“para mitigar el hambre de los más necesitados” en el país suramericano.

Un premio con mucha tradición 

El premio Buen Ciudadano está inspirado en la expresión de Simón Bolívar que el 10 de octubre de 1810 expresó: “Prefiero el título de Buen Ciudadano al de Libertador”.
Fernando Albán resaltó que un buen ciudadano debe “tenderle la mano a un amigo, ayudar al prójimo según el mandato del amor de Jesús, hacer que la ciudad sea más afable, no contaminar el ambiente, ‘cuidar la casa de todos’, como pide Francisco, promover una cultura de la vida y respetar las normas de convivencia ciudadana”.
El premio fue creado en 1985, pero cayó en el olvido. No obstante, se ha entregado en los últimos cuatro años reconociendo el trabajo de personalidades e instituciones. “Esta vez, se ha incorporado a los periodistas y medios de comunicación, como aliciente para que continúen impulsando una ciudad y un país más vivible”, expresó Albán.

La unidad de los cristianos


Fernando Albán es un motivador de la unidad entre las confesiones cristianas desde el despacho que preside en el Municipio Libertador de Caracas. 
De hecho, con motivo del recién culminado Octavario de oración por la unidad de los cristianos, resaltó la importancia que reviste para los seguidores de Jesús.
“Hoy por hoy, el tema de la unidad de los cristianos es un punto donde los creyentes debemos coincidir. Eso también lo hemos valorado para la entrega de este premio al portal Aleteia. Ustedes han resaltado los llamados del papa Francisco, motivando este deseo para que muy pronto sea una realidad”.
Finalmente, Albán hizo votos para que Aleteia, “continúe realizando esa hermosa labor, ya que se han convertido en una ventana para poder informar al mundo acerca de la dura realidad que sufrimos los venezolanos, pero también, con sus temas de orientación motivan a muchas personas a valorarse en todos los aspectos de la vida, no solamente los vinculados al ámbito religioso”.

martes, 30 de enero de 2018

Venezuela: Obispos rechazan elecciones presidenciales adelantadas



Ramón Antonio Pérez | Ene 30, 2018
La elecciones presidenciales convocadas en Venezuela para finales del primer cuatrimestre de 2018, de acuerdo con el decreto de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) alineada a los propósitos del Gobierno de Nicolás Maduro, ha generado un mar de rechazos en diversos sectores políticos, sociales y religiosos del país suramericano.
Uno de estos sectores es la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), que salió al paso con un comunicado difundido este lunes 29 de enero, criticando la convocatoria a las elecciones presidenciales adelantadas. Los obispos ratifican así, lo dicho en la exhortación pastoral: “Dios consolará a su Pueblo”, del 12 de enero, en el que catalogan a la ANC de “inconstitucional e ilegítima en su origen y en su desempeño”.
La Constituyente de Nicolás Maduro “pretende erigirse en un supra poder con funciones ejecutivas y judiciales”, imponiéndole un mandato al Consejo Nacional Electoral (CNE) “para que convoque elecciones presidenciales adelantadas, contraviniendo el marco legal vigente”, reza el comunicado refrendado por la presidencia de la CEV en pleno.
Sostienen que Venezuela está ante un hecho de extralimitación y desnaturalización de las funciones de la ANC, cuyo propósito debería ser elaborar una nueva Carta Magna. 
“Tenemos una Constitución Nacional y unas leyes que estipulan claramente el procedimiento de las elecciones. Sencillamente, se desconocen y omiten estas disposiciones, para legislar según los intereses propios del poder”.

El gobierno privilegia la distracción

Estas elecciones generan “un despropósito ético y humano, un verdadero crimen que clama al cielo, que en medio de una situación de penuria, hambre, parálisis de servicios, muerte y colapso nacional, se privilegie un espectáculo de distracción y alienación, en condiciones desiguales, contra todo sentido de equidad y servicio a la población”.
Explican que en un sistema de gobierno regido por la democracia, “la primera responsabilidad de todo gobernante es atender las necesidades básicas de la gente”. En cambio, en Venezuela, la población “por desgracia hoy está obligada a pasar hambre, a no contar con los servicios mínimos indispensables para la vida, en ocasiones hasta morir, y en otras, a emigrar ante la necesidad de sobrevivir”.
El CNE es la institución llamada a velar por las garantías electorales de los ciudadanos, “de ahí la necesidad de su reestructuración” para que cumpla con la imparcialidad que le pide la Constitución vigente. “Solo así actuará con transparencia y equidad en sus funciones y garantizará el respeto a las decisiones del pueblo”, argumenta la CEV.

Buscar un consenso con la sociedad

El Episcopado también hizo un llamado a los dirigentes opositores en el sentido de “asumir responsablemente” la difícil situación por la que atraviesa el país. “La dirigencia de los partidos políticos ha sido en muchas circunstancias deficiente e incoherente”, reclaman los obispos. 
“Deben abrirse a buscar un consenso con los diferentes sectores de la sociedad, pues una condición imprescindible es el reconocerse y lograr una unidad política que va mucho más allá de las alianzas electorales”, proponen a los dirigentes políticos.

Dosis de esperanza

Los prelados alegan que la situación que están padeciendo los venezolanos ante la crisis global, “requiere de una gran dosis de esperanza junto a acciones concretas que contribuyan a mejorar las condiciones de vida, a dignificar a las personas, y a fortalecer a las familias y comunidades a las que pertenecemos”.


ANTE LA CONVOCATORIA A ELECCIONES PRESIDENCIALES ADELANTADAS.

1.- Ante la decisión de la Asamblea Nacional Constituyente -ANC-, y su "imposición" al Consejo Nacional Electoral -CNE- de realizar elecciones presidenciales adelantadas para el primer cuatrimestre del año 2018, en comunión con nuestros hermanos Obispos de Venezuela, llamamos a la comunidad nacional a reflexionar serena y seriamente sobre lo que ello significa.

2.- En primer lugar, ratificamos lo dicho en la Exhortación Pastoral "Dios consolará a su Pueblo", del pasado 12 de enero 2018: "La Asamblea Nacional Constituyente es inconstitucional e ilegítima en su origen y en su desempeño. En vez de limitarse a redactar una nueva Constitución pretende erigirse en un supra poder con funciones ejecutivas y judiciales" (n.4). Demostración de esto es el mandato dado al CNE por parte de la ANC para que convoque elecciones presidenciales adelantadas, contraviniendo el marco legal vigente.

3.- En segundo lugar, estamos ante un hecho de extralimitación y desnaturalización de las funciones de la ANC. Tenemos una Constitución Nacional y unas leyes que estipulan claramente el procedimiento de las elecciones. Sencillamente, se desconocen y omiten estas disposiciones, para legislar según los intereses propios del poder.

4.- En tercer lugar, es, además, un despropósito ético y humano, un verdadero crimen que clama al cielo, que en medio de una situación de penuria, hambre, parálisis de servicios, muerte y colapso nacional, se privilegie un espectáculo de distracción y alienación, en condiciones desiguales, contra todo sentido de equidad y servicio a la población. En Democracia la primera responsabilidad de todo gobernante es atender las necesidades básicas de la gente, que por desgracia hoy está obligada a pasar hambre, a no contar con los servicios mínimos indispensables para la vida, en ocasiones hasta morir, y en otras, a emigrar ante la necesidad de sobrevivir.

5.- Debemos recordar lo que dice la Constitución Nacional: "La soberanía reside intransferiblemente en el pueblo..." (Art. 5), por tanto, es el pueblo el que debe asumir "su vocación de ser sujeto social con sus capacidades de realizar iniciativas como, por ejemplo, que la sociedad civil lleve adelante una consulta para señalar el rumbo que quiere dar a la nación como prevé nuestra Carta Magna (Cfr. Art. 71)" (n.6). Es el propio pueblo, y no una instancia espúrea el que sitúe las cosas en su justo lugar.

6.- Para ello se necesitan instituciones del Estado que respeten la voluntad del pueblo. El CNE es la institución llamada a velar por las garantías electorales de los ciudadanos, de ahí la necesidad de su reestructuración para que "cumpla con la imparcialidad que le pide la Constitución vigente. Solo así actuará con transparencia y equidad en sus funciones y garantizará el respeto a las decisiones del pueblo" (n.7). Aunado a esto debemos recordar que si realmente vivimos en democracia, la institución electoral –CNE- debe mantener su autonomía y servir al pueblo elector.

7.- La dirigencia política debe asumir responsablemente la difícil y real situación: la comunidad internacional ha declarado abiertamente su convicción de que la actuación del gobierno es inaceptable. La dirigencia de los partidos políticos ha sido en muchas circunstancias deficiente e incoherente. Deben abrirse a buscar un consenso con los diferentes sectores de la sociedad, pues una condición imprescindible es el reconocerse y lograr una unidad política que va mucho más allá de las alianzas electorales.

8.- La situación y el momento que estamos padeciendo los Venezolanos ante esta crisis global, "requiere de una gran dosis de esperanza junto a acciones concretas que contribuyan a mejorar las condiciones de vida, a dignificar a las personas, y a fortalecer a las familias y comunidades a las que pertenecemos" (n. 9). En ello estamos dispuestos a colaborar para que encontremos el rumbo de una Venezuela fraterna y de todos. "Lo positivo y lo eficaz es el compromiso, la esperanza y la solidaridad. ¡Despierta y reacciona, es el momento!, lema de la segunda visita de san Juan Pablo II a Venezuela (1996), resuena en esta hora aciaga de la vida nacional. Despertar y reaccionar es percatarse de que el poder del pueblo supera cualquier otro poder" (n. 8).

Que el Espíritu nos ilumine y nos dé fuerzas para servir a nuestro pueblo.
Con nuestra bendición.

29 de enero de 2018


+José Luis Azuaje Ayala
Obispo de Barinas
Presidente de la CEV

+Mario Moronta Rodríguez
Obispo de San Cristóbal
1° Vicepresidente de la CEV

+Raúl Biord Castillo
Obispo de La Guaira
2° Vicepresidente de la CEV

+José Trinidad Fernández Angulo
Obispo Auxiliar de Caracas
Secretario General de la CEV

+Jorge Cardenal Urosa S.
Arzobispo de Caracas
Presidente honorario de la CEV

+Baltazar Cardenal Porras C.
Arzobispo de Mérida
Presidente honorario de la CEV


lunes, 29 de enero de 2018

¡Gracias a Dios! El Cardenal Urosa se recupera satisfactoriamente


Un problema de tipo urológico mantuvo recluido al Arzobispo de Caracas durante varios días en un centro médico
Ramón Antonio Pérez // @GuardianCatolic
Caracas, 29 ENERO de 2018
El Cardenal Arzobispo Jorge Urosa Savino se recupera satisfactoriamente luego de permanecer recluido durante varios días en una clínica de Caracas, al presentar malestares de tipo urológico, informó el propio Purpurado a través de la oficina de prensa del arzobispado capitalino.
“Ciertamente, estuve recluido durante varios días por un asunto de tipo urológico. Gracias a Dios ya eso está solucionado, me encuentro en franca recuperación y dentro de poco asumiré mis tareas ordinarias”, fueron las palabras del arzobispo de Caracas.
“Agradezco a todos los feligreses, sacerdotes, familiares y amigos que estuvieron pendientes de mi salud. Dios los bendiga grandemente”, acotó.

También informó que mientras se recupera plenamente, queda al frente de la Arquidiócesis de Caracas, Su Excelencia Tulio Luis Ramírez Padilla, obispo auxiliar de Caracas, con lo cual la gestión administrativa y el trabajo pastoral no se detienen en la iglesia metropolitana de esta ciudad.


viernes, 26 de enero de 2018

Así Rezan los niños de Venezuela: “¡Señor, que nunca nos falte el alimento!”


Ramón Antonio Pérez | Ene 26, 2018
“Te damos gracias Señor, por el alimento que nos das hoy. Bendice las manos de todas las personas que participaron antes, durante y después de su elaboración. Que a todos los niños de Venezuela, nunca les falte el alimento; y en nuestros hogares también. Buen provecho. Amén”. Con esta oración, Darianny Núñez, una de las niñas que acude al comedor popular del barrio Gueime de Guarenas (estado Miranda), agradece por el almuerzo diario que recibe desde hace el pasado 18 de diciembre junto a un grupo de 100 niños.
Darianny llega con sus dos hermanitos al comedor popular antes de asistir al colegio de la zona. 

Ellos son parte del primer grupo de 30 niños. Otros reciben la comida al terminar sus clases. Darianny, como muchos de estos chipilines, rozaba la franja de la desnutrición aguda. Ahora su rostro motiva la alegría.
“La iniciativa forma parte del proyecto social Alimenta la solidaridad que impulsan Henrique Capriles Radonski (ex gobernador del estado Miranda) y Roberto Patiño, un joven emprendedor, que inició este plan social en enero en 2017 en algunas barriadas pobres de Caracas. Mancomunaron esfuerzos y ahora buscan ayudar a los niños, actualmente las personas más afectadas, por la crisis humanitaria de Venezuela”, dijo Engelbert Gustavo Pérez, un voluntario del proyecto y coordinador del comedor, en conversación para Aleteia.
“Alimenta la solidaridad” funciona con 15 comedores en Caracas y el estado Miranda, atendiendo de lunes a viernes un promedio de 1500 niños entre 1 – 10 años. Por cada comedor se entregan 100 o más almuerzos a niños cuyo nivel de desnutrición fue valorada de acuerdo a una escala de colores: amarillo, naranja y rojo, siendo el rojo el prioritario así como el núcleo familiar que se encuentre dentro de este rango de colores.
“En el caso de Guarenas, el comedor inició desde el 18 de diciembre de 2017, cuando se les comenzó a entregar diariamente un almuerzo balanceado a los niños antes de ir a clases en el turno de la tarde o al regresar del turno matutino”, indicó Pérez, resaltando el carácter social del plan.

“Mis hijos ya no se desmayan”

Yameli Naranjo es una de las madres que junto a sus tres niños acude diariamente al comedor de “Alimenta la solidaridad” en Guarenas. 
Explicó que conoció a la organización cuando los voluntarios tocaron la puerta de su casa para invitarla a participar del proyecto.
“Mis tres hijos fueron detectados con bajo peso y estaban enfermos porque actualmente no puedo darles comida de manera regular. Gracias a que reciben el almuerzo se han recuperado”, dijo emocionada la joven madre. “Me gustaría que iniciativas como esta se multiplicaran en Venezuela, porque hay muchas mamás cuyos hijos están sufriendo por la falta de comida”, indicó.
Ingrid Avendaño es otra joven madre de cuatro niños. “Yo no tenía como enviar a mis niños al colegio, porque sin comida no los iba a enviar para que se desmayaran fuera de la casa. Siempre estaban llorando y tristes. No los veía jugar ni vivir su niñez como la viví yo: alegre”, dijo. “Gracias a este proyecto solidario he podido volver a enviar a mis hijos a la escuela. Créame que los he visto con caras más alegres y sonrientes. ¡Ah, y ya no se desmayan!”.
Avendaño hizo una petición muy concreta al Gobierno de Nicolás Maduro: “Por favor, permita que para Venezuela se abra un canal humanitario. Los venezolanos necesitamos comida, alimentos y empleo”.

Solidaridad y empoderamiento

De acuerdo con la filosofía del proyecto, la solidaridad es un valor fundamental para alcanzar el desarrollo y superar la crisis del país. 
“Con Alimenta la Solidaridad se reconoció tempranamente la gravedad de la crisis alimentaria, desarrollando junto a las comunidades un plan de comedores dirigido a la población infantil más vulnerable”, dice Roberto Patiño en sus publicaciones.
El emprendedor social está convencido de que siempre a través de una estrategia de empoderamiento local, se debe enfatizar el papel central de las madres para generar redes de apoyo que relacionarán a comunidades con donantes, voluntarios y organizaciones aliadas. Y no deja de tener razón.
Su propuesta la certifica la niña Darianny Núñez, que participa afianzando la superación de sus necesidades en la oración que diariamente y junto a sus amiguitos eleva a Dios, y sin saberlo, pide comida para ellos pero también para el 80% de los 30 millones de venezolanos, que únicamente comen dos veces al día, o por los 4,5 millones, que se alimentan una vez y a veces cada dos días.
Ramón Antonio PérezTexto del Tweet