domingo, 20 de junio de 2010

OBITUARIO a la blasfemia: "L'Osservatore Romano" pone en su sitio final a Saramago

.
Medios de comunicación anticatólicos del mundo consideran el artículo escrito por Claudio Toscani como una ofensa al Premio Nobel de Literatura 1989; pero no hablan de las distorsiones difundidas por el comunista José Saramago (87) en obras profanas como “El Evangelio según Jesucristo”. “Quod scripsi, scripsi”, (Saramago) Pilatos dixit.

Ramón Antonio Pérez

 
Guarenas, 20 de junio de 2010.- Distintos medios de comunicación anticatólicos del mundo reportan en esta fecha que el diario de El Vaticano: “L'Osservatore Romano”, ha difundido un artículo “arremetiendo” contra el recién fallecido escritor portugués José Saramago. El asunto es que el periódico oficial de la Iglesia Católica en Roma, con justicia, dedica un artículo en el que define al Premio Nobel de Literatura 1989 como un “populista extremista” de ideología antirreligiosa y anclado en el marxismo, cosas totalmente ciertas; pero esto, al parecer, no ha caído bien en medios anticatólicos -pro comunistas o capitalistas- del mundo.
El trabajo denominado “La omnipotencia (presunta) del narrador”, fue firmado por Claudio Toscani y allí se repasa la vida de Saramago, quien fue muy crítico con el catolicismo; pero también muy dispuesto a difundir y defender el materialismo ateo.
Es de ingrata recordación la obra titulada: “El Evangelio según Jesucristo”, en el que el escritor hizo una distorsionada novela de la vida de Jesús de Nazaret contenida en Los Cuatro Evangelios, y que le ganó la consideración de blasfemia por los sectores católicos en particular, y de millones de cristianos en general.
¿Que dijo Toscani?
El artículo de Toscani refiere que Saramago fue “un hombre y un intelectual de ninguna admisión metafísica, hasta el final anclado en una proterva confianza en el materialismo histórico, alias marxismo".
Agrega que estuvo "Colocado lúcidamente en la parte de la cizaña en el evangélico campo de grano, se declaraba insomne por el solo pensamiento de las cruzadas o de la Inquisición, olvidando el recuerdo del 'gulag', de las purgas, de los genocidios, de los 'samizdat' culturales y religiosos", que se vivieron el régimen comunista de la Unión Soviética – URSS, del que fue un declarado admirador.
Reseñan los medio anticatólicos que el texto repasa la producción literaria del portugués, analizando también su novela “El Evangelio según Jesucristo” una obra “irreverente” que supone un “desafío a la memoria del Cristianismo de la que no se sabe qué salvar”.
“Por lo que respecta a la religión, atada como ha estado siempre su mente por una desestabilizadora intención de hacer banal lo sagrado y por un materialismo libertario que cuanto más avanzaba en los años más se radicalizaba, Saramago no se dejó nunca abandonar por una incómoda simplicidad teológica”, afirma Toscani en el artículo.
“Un populista extremista como él, que se había hecho cargo del porqué del mal en el mundo, debería haber abordado en primer lugar el problema de todas las erróneas estructuras humanas, desde las histórico-políticas a las socio-económicas, en vez de saltar a por el plano metafísico”, escribe.
El artículo de "L'Osservatore Romano" asegura que Saramago no debería haber “inculpado, incluso demasiado cómodamente y lejos de cualquier otra consideración, a un Dios en el que nunca había creído, por la vía de su omnipotencia, de su omniscencia, de su omniclarividencia”.

Algunas perlas de Saramago
En su momento el diario Hispanidad.com recogió unas declaraciones del escritor portugués en las que dijo:
  • “Me hice ateo cuando me enfadé con Dios”. 
  • “Dios, el demonio, el bien, el mal, todo está en nuestra cabeza”.
  • “No nos damos cuenta de que habiendo inventado a Dios nos esclavizamos a él”.
  • “Tengo asumido que Dios no existe, por tanto no tuve necesidad de llamarlo en la situación en que me encontraba -en referencia al momento en el que contrajo la enfermedad-. Y si de pronto él apareciera, ¿qué tendría que decirle o pedirle, que me prolongase la vida?”.

Finalmente, uno de los pocos blog que también han colocado las cosas en su jsto lugar como es Santa Iglesia Militante (http://santaiglesiamilitante.blogspot.com/) ha recordado una de las perlas de José Saramago en su falso Evangelio.. "Dios manda a Jesús a fundar el cristianismo para ganar poder. Jesús trata de arruinar ese proyecto y termina amargado, viendo que el plan de Dios se cumple a su pesar”.

 
De nuestra parte QEPD....

 

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.