jueves, 27 de diciembre de 2018

Cardenal Urosa invita a “luchar con fuerza por una Venezuela próspera y fraterna”


“A pesar de todos los problemas que nos aquejan, podemos enfrentar el próximo año confiadamente, con serenidad, con fortaleza, con la seguridad de que Dios está con nosotros”, dice en su mensaje de fin de año

Ramón Antonio Pérez // @GuardianCatolic
Caracas, 27 de diciembre de 2018

El cardenal Jorge Urosa Savino, arzobispo emérito de Caracas, hizo un llamado a los venezolanos con motivo de la proximidad del año nuevo 2019, invitándolos “a luchar con fuerza por una Venezuela próspera y fraterna, por implantar la libertad y la justicia, para superar las circunstancias difíciles y negativas en que nos encontramos”.

Según dejó ver en un mensaje de este 27 de diciembre, el llamado fue dirigido "especialmente a los dirigentes de la sociedad, en los diversos sectores del país, en los gremios, sindicatos, universidades, academias, medios de comunicación social, en los movimientos sociales, en la Fuerza Armada Nacional, en los partidos y agrupaciones políticas”.

El llamado de Urosa es para superar las circunstancias difíciles y negativas en que se encuentra el país

“En las difíciles circunstancias de gravísima crisis política económica y social en Venezuela, con tantas penurias y sufrimientos, estamos llamados por Dios Nuestro Señor a amar a nuestros hermanos y a trabajar con fuerza por el bienestar de todos, y especialmente a defender los derechos humanos”, indicó.

Asegura que amar a Dios exige ser solidarios con los semejantes y ayudarlos en cualquier circunstancia en que se encuentren. “Movidos por el amor de Dios y con su ayuda, trabajemos, pues, con fuerza y esperanza en este nuevo año 2019 por un mundo mejor, y activamente promovamos la justicia y la paz”, aseguró.

Concluye con lo siguiente: “¡Acerquémonos más a Dios en este nuevo año! Unámonos  a Jesucristo, nuestro salvador, y vivamos como hermanos. Pidamos para ello la maternal ayuda de nuestra amorosa madre celestial, María Santísima de Coromoto, Patrona de Venezuela y de nuestra Arquidiócesis de Caracas”. RAP

A continuación se publica el mensaje de manera íntegra:



¡SALUDOS DE AÑO NUEVO 2019!

CARDENAL JORGE UROSA SAVINO,
 ARZOBISPO EMÉRITO DE CARACAS

A mis queridos hermanos el Cardenal Baltazar Porras Cardozo, Administrador Apostólico de Caracas y a todos los Obispos Auxiliares; a los venerables sacerdotes y diáconos; a los hermanos y hermanas miembros de los Institutos de vida consagrada, y a todos los católicos de nuestra Iglesia caraqueña: ¡Saludos y bendiciones de Dios Nuestro Señor!

Con gran afecto, al acercarse este nuevo año 2019, tengo el gusto de dirigirme a Ustedes como antiguo Arzobispo de Caracas y miembro activo de esta caraqueña Iglesia de Dios, para saludarlos y elevar mis mejores votos ante el Señor por su paz y bien en este nuevo año que se acerca.

LA NAVIDAD

Con gran alegría estamos celebrando el extraordinario regalo que Dios nos dio hace ya más de dos mil años: la encarnación y nacimiento de su divino hijo, Nuestro Señor Jesucristo. La Navidad reaviva en nosotros la manifestación de la inmensa bondad de Dios, quien ha querido enviarnos a su Divino Hijo, rostro de su misericordia, para indicarnos el camino de la felicidad y de la salvación eterna. Sí hermanos: la Navidad es la presencia viva de Jesús, Dios con nosotros, nuestro hermano, y amigo, nuestro salvador, el camino la verdad y la vida.

Confortados por esa realidad, nos llenamos de esperanza en medio de tantas dificultades de todo orden. La Navidad nos recuerda la inmensa grandeza de cada uno de nosotros, personas creadas a imagen y semejanza de Dios, de su Hijo Jesús, llamados a vivir para siempre y a ser eternamente felices. Por eso, a pesar de todos los problemas que nos aquejan, podemos enfrentar el próximo año confiadamente, con serenidad, con fortaleza, con la seguridad de que Dios está con nosotros.

Animados por Jesús, escuchando su palabra, iluminados por la luz de Cristo, podemos caminar en medio de las tinieblas de un mundo violento y confundido, golpeado por la indiferencia religiosa, por el secularismo que quiere sacar a Dios de la vida de los seres humanos, por la impiedad antirreligiosa que milita en contra de las religiones y especialmente en contra de nuestra santa Religión y de la Iglesia católica.

Fortalecidos por la presencia de Jesús Salvador en el mundo, los animo a ir adelante confiados en la bondad de Dios, animados a escuchar y cumplir su Palabra, que es palabra de vida eterna, y que nos guía hacia la felicidad. Y los invito a vivir con entusiasmo y determinación el mandamiento supremo de Jesús, que es el amor a Dios y el amor al prójimo.

EL NUEVO AÑO 2019

En las difíciles circunstancias de gravísima crisis política económica y social en Venezuela, con tantas penurias y sufrimientos, estamos llamados por Dios Nuestro Señor a amar a nuestros hermanos y a trabajar con fuerza por el bienestar de todos, y especialmente a defender los derechos humanos. Amar a Dios nos exige ser solidarios con nuestros semejantes, y ayudarlos en cualquier circunstancia en que se encuentren. Movidos por el amor de Dios y con su ayuda, trabajemos, pues, con fuerza y esperanza en este nuevo año 2019 por un mundo mejor, y activamente promovamos la justicia y la paz.

Invito especialmente a los dirigentes de la sociedad, en los diversos sectores del país, en los gremios, sindicatos, universidades, academias, medios de comunicación social, en los movimientos sociales, en la Fuerza Armada Nacional, en los partidos y agrupaciones políticas, a luchar con fuerza por una Venezuela próspera y fraterna, por implantar la libertad y la justicia, para superar las circunstancias difíciles y negativas en que nos encontramos.

CONCLUSIÓN

Queridas hermanas y hermanos:

Al saludarlos con gran afecto, expreso mi cercanía y solidaridad especialmente a los que han perdido algún ser querido en este año, especialmente por la violencia tanto común como política; a los que están presos, a los que están enfermos, a quienes se encuentran solos y tristes. Dios está con nosotros, queridos hermanos. Jesús desde el pesebre de Belén y desde el árbol de la cruz nos acompaña siempre en nuestras penas.

¡Acerquémonos más a Dios en este nuevo año! Unámonos  a Jesucristo, nuestro salvador, y vivamos como hermanos. Pidamos para ello la maternal ayuda de nuestra amorosa madre celestial, María Santísima de Coromoto, Patrona de Venezuela y de nuestra Arquidiócesis de Caracas.

Con mi afectuosa bendición episcopal,
Caracas, 27 de diciembre de 2018

CARDENAL JORGE UROSA SAVINO,
ARZOBISPO EMÉRITO DE CARACAS




Padre Alfredo Infante: “Ojalá no haya necesidad de tener comedores populares en Venezuela”


Durante el año 2018, un estimado de 2000 niños y adolescentes recibieron alimentación de lunes a viernes, en varios comedores de la parroquia San Alberto Hurtado, en La Vega, una barriada pobre de Caracas



Ramón Antonio Pérez | Dic 27, 2018

El Padre Alfredo Infante Silvera no deja de soñar “con un país donde la economía funcione y no se tenga la necesidad de tener comedores porque las familias dependen de su trabajo”, dijo en nota enviada a Aleteia en vísperas de las fiestas de navidad y año nuevo. Como ninguno, él vive de cerca la dura realidad del hambre y escasez que azotan a Venezuela. Es el párroco de la iglesia “San Alberto Hurtado”, en la parte alta de La Vega, una de las barriadas más pobres y habitadas del sur oeste de Caracas.
Pero este pastor, que pertenece a la Compañía de Jesús, la misma congregación del papa Francisco, no se rinde y en sus mensajes esperanzadores, siempre sostiene: “Repetir incansablemente que en Venezuela no hay soluciones nos hace daño. Debemos vencer el mal a fuerza de bien”. Su trabajo deja rastros positivos para la iglesia venezolana que, “ante la necesidad imperante, asiste a las comunidades en el servicio de la alimentación”, tal vez, la necesidad más notoria y que ha marcado con mucho dolor al país suramericano.
Alfredo coincide con las autoridades eclesiales en que las “Ollas comunitarias”, no son la solución definitiva, sin embargo, éstas ayudan a mitigar el hambre de muchos venezolanos. Enfatiza que este tipo de trabajo “se observa en la mayoría de las parroquias y en los comedores populares, entregando alimentos en casas hogares y de la tercera edad”.

Comida y formación integral

La parroquia “San Alberto Hurtado” está dirigida por los padres jesuitas, quienes llegaron a La Vega en los años 70, dedicándose con especial esmero a la comunidad, “una de las más desasistidas y abandonadas de la ciudad capitalina”, explicó. “En La Vega hemos implementado una alianza con los programas Alimenta la Solidaridad y Caracas mi Convive, dirigidas por los emprendedores sociales Roberto Patiño y Leandro Buzón”.
Son cuatro los comedores comunitarios que funcionan en los sectores Andy Aparicio, Ayacucho, Sinaí y La Isla, en los que se atienden de lunes a viernes a 360 niños.
También funcionan dos comedores escolares, sustentados en alianza con Organizaciones no gubernamentales, empresas privadas y aportes privados. “Uno en la Unidad Educativa ‘Luis María Olaso’ de la red educativa Fe y Alegría; y otro en la Escuela ‘Canaima’, en los que se les brinda alimento de lunes a viernes a 1600 niños y adolescentes”.
También trabajan por el quehacer deportivo de los muchachos en estas barriadas de la parte alta de La Vega. En ese sentido comentó que el 4 de noviembre de 2017 junto a Gerson Durán, fundaron la Escuela de Fútbol San Alberto Hurtado, donde se atienden un aproximado de 60 niños los fines de semana y, además, se les comparte el desayuno.

Ser fermento en la masa


Con relación al trabajo que se cumple en esta populosa comunidad de Caracas, el religioso jesuita aseguró: “La parroquia tiene como objetivo ser puente de solidaridad y red entre organizaciones que desean apoyar y contribuir, ya que los comedores buscan, no solo dar el pan, sino también ser un espacio de ciudadanía y emprendimiento”.
Para el también director de la Revista SIC del Centro Gumilla,  la cooperación y el trabajo en red con otros, salva; y dice afianzar su apostolado en la “imagen evangélica” de “*ser fermento en la masa”, es decir, “fermento en lo bueno, en la paz, en la democracia y en la justicia*”, aseguró durante una entrevista en el canal Televen.
¿Cómo colaborar? 
“Para apoyar esta labor y contribuir a que los niños de los sectores de la parte alta de La Vega sigan recibiendo el alimento que por derecho les corresponde, dio a conocer la cuenta donde las personas de buena voluntad puedan dar su colaboración”, informó Herimar Narváez, promotora de la cuenta Caracas Vamos a Misa.

“Servicio Jesuita a Refugiados. Destino San Alberto Hurtado; RIF J-308661392; Banco Venezolano de Crédito (BVC); en la cuenta número: 0104 0001 5100 1055 7054”.

lunes, 24 de diciembre de 2018

Venezuela: Antes de Navidad rezaron “por las almas de las tumbas profanadas”


Se trata de una ceremonia inédita en la que la iglesia de Caracas realizó un acto de “reparación y expiación por las almas de las tumbas profanadas” en el Cementerio General del Sur


Ramón Antonio Pérez | Dic 24, 2018

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

“Inmenso dolor y estupor es lo que siente mi corazón como sacerdote y Deán de la Santa Iglesia Catedral de Caracas, por el saqueo, la profanación, y la desidia de la cual hemos sido víctimas también nosotros, al constatar el estado en que dejaron el Panteón de los sacerdotes canónigos de la Catedral ubicado en el Cementerio General de Sur”.
Así denunciaba monseñor Adán Ramírez Ortiz, en enero de 2018, las profanaciones de una veintena de tumbas en las que yacían los cuerpos de varios sacerdotes de la iglesia metropolitana de Caracas. El dantesco hecho habría ocurrido el 18 del citado mes, recayendo la presunción de culpabilidad en “grupos delictivos vinculadas a la palería y santería” y en “comerciantes del bronce”. El hecho fue publicado por Aleteia
Sin embargo las profanaciones de tumbas siguieron ocurriendo en Venezuela, teniendo no sólo como blanco a los sacerdotes cuyos “cráneos blancos” son muy valorados en el “mercado palero, la santería y la hechicería”. También fueron violentados los panteones familiares de reconocidos líderes políticos, militares y otros ciudadanos fallecidos.
Para la iglesia, el último caso emblemático, ocurrió el 2 de noviembre en el cementerio municipal de Valencia (estado Carabobo), cuando fueron profanadas las tumbas de un grupo de religiosas y de los sacerdotes Guillermo Villa y José María Rivolta. “*Sus tumbas han sido profanadas y nos duele profundamente este sacrilegio a la memoria y a sus respetos que reposan en esta morada*”, denunció la Arquidiócesis de Valencia.

“No podemos ser indiferentes”

En razón de ello, la iglesia de Caracas ha visto en estas profanaciones una deuda con los fallecidos y sus familiares. Por eso, desde la Arquidiócesis se programó para este 22 de diciembre una ceremonia religiosa en “Reparación y Expiación por las alma de las tumbas profanada en el Cementerio General del Sur”, según informó el obispo auxiliar de Caracas, monseñor Tulio Luis Ramírez Padilla quien presidió estos actos.
La ceremonia la realizó junto a un grupo de sacerdotes y diáconos de la Zona Pastoral Centro Sur, y de unas doscientas personas procedentes de varias parroquias. Primero encabezó una hora de adoración en la capilla del principal camposanto de Caracas, y luego con el Santísimo fue recorriendo las callejuelas de tumbas saqueadas, implorando el perdón y la reparación por el eterno descanso de quienes sufrieron estos desmanes.
El obispo auxiliar de Caracas hizo un llamado “a los fieles a vivir en la esperanza cristiana y a las autoridades que vigilen la seguridad del cementerio donde diariamente hay profanaciones de tumbas y robo de cadáveres de difuntos”, se lee en la nota enviada a Aleteia. Animó al servicio de capellanía liderado por el diácono German Machado y los “ministros de la esperanza” a continuar ofreciendo “el servicio religioso de exequias y acompañamiento diario a los fieles católicos que acuden” a este cementerio.
Tulio Ramírez saludó a los fieles que asistieron al acto religioso ofreciendo “el acompañamiento de la Iglesia ante la indiferencia de quienes deberían atender la seguridad y el resguardo de vivos y difuntos”. Alentó “la esperanza cristiana y mantener la alegría de quien pone su confianza no en los hombres que defraudan e incumple promesas sino en el Señor nuestro Rey y Señor que vive y reina para siempre”.
“Para que exista la paz tan deseada debe haber justicia y derecho entre los ciudadanos que nos lleven a un ordenamiento social y jurídico donde vivamos en paz y como hermanos nos respetemos unos a otros como lo manda Dios”, añadió.

Evento inédito


Hacia el final de la ceremonia, felicitó a los organizadores del evento totalmente inédito en Caracas, una ciudad “necesitada de oración y reconciliación entre los hermanos”. Después de bendecir los cuatro puntos cardinales del cementerio con el Santísimo Sacramento, retornó a la capilla donde leyó “las jaculatorias y oraciones” e “impartió la bendición a los fieles presentes”.

sábado, 22 de diciembre de 2018

Padre Antonio Zubía, el fundador de la “Ciudad de la esperanza” en Venezuela


Con su visita a esta singular ciudad en una barriada de Caracas, el cardenal Porras confirma la presencia de la Iglesia en los sectores más necesitados de Venezuela, al tiempo que enaltece la vida de hombres como el padre Antonio María Zubía


Más Fotos en Facebook

Los barrios de Caracas son un entramado de casas construidas unas al lado de otras serpenteando las montañas que rodean la capital de Venezuela. En Catia, hacia el noroeste de la ciudad, algunos “ranchos” están tan altos que desde ellos se divisa el Mar Caribe. Durante las noches, un espectacular juego de luces descubre la ciudad a lo lejos, como si tratara de esconderse de sus habitantes. Pero en esas impenetrables barriadas fluyen la vida y la esperanza de manos de la Iglesia católica que se acerca y convive con la gente, permitiendo así descubrir testimonios de hombres como el padre Antonio María Zubía Cincunegui, quien prácticamente desgastó su vida en medio de estas comunidades.
El barrio Casablanca, epicentro de esta historia, se preparaba el 15 de diciembre para un día especial: lo visitaba el cardenal Baltazar Enrique Porras Cardozo, como parte del entusiasmo esperanzador que lo ha llevado a distintos sectores desde que asumió la administración apostólica de la Arquidiócesis de Caracas. Desde tempranas horas en la barriada caraqueña se respiraba un ambiente de algarabía, música y diversión por parte de sus habitantes ante el “inminente estreno” de su “casa de oración”.
Aleteia estuvo allí y conoció de primera mano cómo es el sentir de los vecinos que ven en la iglesia ese camino que los ayuda en su redención social, humana y espiritual, como lo contó Teresa Castillo, quien tiene 36 años viviendo en la comunidad, “y 18 años en el camino del Señor”, según narró mientras esperaba al cardenal  Porras.
CARACAS
Fotos: Jose Cohen
Los jóvenes de esta populosa barriada caraqueña han dejado la mala conducta y los enfrentamientos de violencia que teñían de sangre a las familias del sector hace 20 años atrás”, dijo la mujer. Ello, gracias al trabajo pastoral del padre Zubía fundador de la “Ciudad de La Esperanza” y de la parroquia “María Madre del Salvador”.
“Con el actual párroco Guillermo Alberto se han abocado a predicar la palabra de Dios inculcándolos a cambiar sus vidas al servicio de ellos mismos y sus semejantes”, dijo.
En esta comunidad la fundación “Ciudad de La Esperanza” cumple un rol social muy importante: capacitan profesionalmente a la comunidad en áreas de cocina, repostería, computación y administración. “Son herramientas útiles para enfrentar su día a día y convertirse en emprendedores ante la dura realidad económica que atraviesa el país”.
Teresa reveló que el padre Zubía “cambiaba armas por comida”, contribuyendo así con el desarme de los grupos delictivos de la zona. Además, “había muchas parejas que vivían en concubinato, pero con la prédica constante de estos dos pastores en la necesidad de cambiar sus vidas para mejor, los han conminado a santificar sus hogares”.
CARACAS
Fotos: Jose Cohen

Me hizo una mujer nueva

María Trinidad Pante, de 35 años, también pertenece al Camino Neocatecumenal en esta iglesia parroquial. Describió que a los 12 años ante la preocupación de su progenitora de bautizarla,  se acercó a la actividad desarrollada por el padre Antonio. 
Él había fundado un programa denominado “Vacaciones divertidas” donde se impartía clases dirigidas y de lectura a los niños y jóvenes del sector que no tenían escolaridad.
Con una sonrisa a flor de labios, afirmó convencida que “gracias al llamado” que recibió del sacerdote, “me hizo una mujer nueva porque conocí la fe católica que transformó mi vida”. La joven es docente especialista en Educación Integral, y dijo que comparte sus conocimientos con los menores de edad y la juventud de la zona.
Maritza de Solis, también ofreció detalle de la obra del padre Zubía, ya que trabajó con él por 23 años. Lo describió como “un hombre dulce pero con carácter”. “Era muy puntual, amaba la virgen María y se preocupaba por el futuro de los jóvenes”.
Entretanto, Marlene de Oliveros se refirió a las cuatro comunidades que trabajan con ahínco para rescatar los valores cristianos de Casablanca. “El camino de Dios ha reconstruido a los hogares divididos por la falta de amor, comprensión por culpa de los vicios como el alcohol y la droga. La conversión se ha dado gracias al contacto de las familias misioneras que comenzaron a llegar al país de la mano del padre Antonio”.
Confesó que su esposo era alcohólico y que su matrimonio estuvo a punto de perderse, pero dio gracias al Altísimo su conyugue conoció la obra de Jesús y dejó el vicio.

Reconstrucción de la iglesia

Guillermo María Alberto Hernández tiene 7 años frente a la parroquia “María Madre del Salvador” en la que sucedió al padre Antonio aquejado por problemas de salud. Recibió el compromiso de “rescatar almas”, según dijo a Aleteia
En la actualidad regenta dos parroquias: María de Nazareth y María Madre del Salvador. Igualmente dirige la fundación “Ciudad de La Esperanza”, una incansable labor en favor del prójimo sufriente en la que se ha ganado el cariño y respeto de la comunidad parroquial.
Comentó que este 15 de diciembre se cristalizó el sueño del padre Zubía de culminar la reconstrucción del templo María Madre del Salvador, cuya obra fue iniciada el 10 de abril de 2002, a fuerza de tesón y sacrificio de la comunidad de Casablanca,  zonas adyacentes, por personas anónimas de Europa y de sus propios pastores.
Cuando puede viajar a España su país natal, no sólo visita a sus ancianos padres que están enfermos y a un hermano que sufrió un accidente y está en cama. También aprovecha la oportunidad para realizar giras por Cádiz, Sevilla y otras ciudades de la Madre Patria en búsqueda de recursos para la obra eclesial de esta comunidad de Catia. Entre otras organizaciones, ha recibido apoyo de la “Iglesia Necesitada”, una institución pontificia con sede en Alemania que contribuyó con la noble causa.
Muy emocionado, mostró a Aleteia la edificación casi terminada, ya que aún faltan detalles para su conclusión. El Altar Mayor quedó listo y fue consagrado por el cardenal Baltazar Porras durante la visita de este 15 de diciembre; igual la capilla “Arca de la Nueva Alianza”, donde se resguardará el Santísimo Sacramento.

Porras: “Somos templos vivos”

CARACAS
A las 4  de la tarde llegó el cardenal Porras siendo recibido con júbilo. 
Primeramente elogió a un grupo de niños que representaban un pesebre viviente, agradeciéndoles “por rescatar los valores cristianos, especialmente en esta época de Navidad”.
En breve conversación con Aleteia destacó la importancia de la consagración del templo un día antes de las misas de aguinaldo, y consideró “como una oportunidad de hacer más auténtico el crecimiento de la fe, buscando con ello que nuestros niños y jóvenes tengan un futuro mejor”. Igualmente expresó su satisfacción por este logro eclesial promovido por el padre Zubía y el actual párroco Guillermo Alberto.
Luego, acompañado en una gran procesión, y entonando cánticos eclesiales al son de la guitarra se trasladaron hasta el renovado templo para su apertura. “Hoy vengo a consagrar con el crisma esta obra que nace de la generosidad”, dijo, complacido de compartir este momento especial con los habitantes de estas barriadas.
El padre Guillermo agradeció al cardenal Porras por su presencia en esta ocasión especial. Por su parte, el administrador apostólico de Caracas y arzobispo de Mérida señaló que “todos somos piedras vivas, cada uno de nosotros somos templos vivos para llevar el testimonio de Dios a las distintas comunidades donde nos desenvolvemos”.
Con la ayuda de ustedes que pertenecen a esta comunidad se erigió esta obra”, refirió, arrancando aplausos. 
Nuevamente instó a no dejarse robar la esperanza y la alegría en este tiempo de navidad. “Celebremos la espera del parto de Dios”, expresó. Y dirigiéndose a los chipilines, dijo: “Nuestros niños son el testimonio de amor del futuro. Por tanto, hay que enseñarles a que sean mejores que nosotros”.

¿Quién fue el padre Antonio Zubía?

El padre Antonio María Zubía era un sacerdote de la Compañía de María (marianista), natural de España (País Vasco), quien pidió permiso a su congregación para salir de misionero. Recibió el envío por el papa San Juan Pablo II en 1989, llegando a Venezuela junto a tres familias misioneras del camino Neocatecumenal. Se instaló a trabajar en los barrios de Catia y allí fundó la “Ciudad de la Esperanza” en 1998.

“El padre Zubía estuvo muy enfermo los últimos años de su vida, pero aun así tuvo tiempo de visitar a España y dar a conocer la labor social cumplida en los barrios de Catia. Expresó su deseo de morir en Venezuela, y tras su regreso, fallece en Caracas el 30 de enero de 2018, dejándonos un gran ejemplo de solidaridad, esperanza y cercanía con la gente más necesitada”, concluyó el padre Guillermo Alberto.




miércoles, 19 de diciembre de 2018

Doctor José Gregorio Hernández, ejemplo de que los milagros existen en Venezuela


El cardenal Porras se movilizó hasta San Fernando de Apure para instalar el tribunal eclesiástico que autenticará el milagro ocurrido por intercesión del “Médico de los pobres”



Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico


“El caso está en pleno proceso de estudios a nivel diocesano y luego será elevado a la Congregación para las Causas de los Santos en el Vaticano la instancia que tiene la potestad de dar el aval definitivo. De momento, mostramos nuestra alegría con mucha cautela pero con infinita fe en que este milagro avale definitivamente la posibilidad de que el Doctor José Gregorio Hernández pueda ser elevado a los altares”.
Así lo reveló de manera exclusiva para Aleteia, el padre Ender Ramón Moissant Ugarte, responsable de medios de la Diócesis de San Fernando (estado Apure), en Venezuela.
Sus declaraciones se produjeron este martes 18 de diciembre, luego que el cardenal Baltazar Enrique Porras Cardozo, administrador apostólico de Caracas y arzobispo de Mérida, acudiera a la entidad llanera junto a miembros de la Conferencia Episcopal Venezolana, “para autenticar el posible milagro” ocurrido en esa región.
“Es el primer paso para estudiar el posible milagro”, acotó Moissant con marcada alegría a través del contacto telefónico. “Fue un momento ameno y oportuno para compartir, orar y poner todo en manos de Dios. La última palabra la tiene la Santa Sede. Nuestro trabajo ahora es organizar todo el expediente”, añadió.
Apuntó que la finalidad del trabajo realizado por el el obispo fue  instalar el tribunal disciplinario (sic) eclesiástico al que le corresponderá “determinar si el caso adjudicado en esta ocasión al Venerable José Gregorio Hernández, contiene el necesario milagro y lo hace merecedor de la anhelada beatificación”.
Uno de los asistentes fue monseñor Tulio Luis Ramírez Padilla, obispo auxiliar de Caracas y vice postulador de la causa de beatificación del insigne médico venezolano nacido en Isnotú (Trujillo) el 26 de octubre de 1864, y quien falleció atropellado en Caracas, el ‎29 de junio de 1919. 
También asistieron miembros del equipo de canonistas y médicos que tomaron juramento de sus funciones para estudiar el portentoso hecho.
“Es el primer paso para estudiar el  posible milagro de José Gregorio Hernández en la entidad llanera. Fue un momento ameno y oportuno para compartir, orar y poner todo en manos de Dios. La última palabra la tiene el Vaticano”, dijo Ender Moissant.
El vocero de la diócesis apureña explicó que al frente de este nuevo caso se encuentra monseñor Alfredo Enrique Torres Rondón, obispo de San Fernando, y quien pidió a todos los fieles orar por esta causa llegue a feliz término. “Es nuestro deber estudiar el caso y presentar las pruebas  para que la Santa Sede tome la decisión final”, añadió.

El milagro de la beatificación existe

Mientras tanto y a la espera de una respuesta por parte del Vaticano, miembros de la  Iglesia seguirán orando de cara a garantizar que el venerable se convierta en beato, garantizó el joven sacerdote.
“El milagro está en la calle, es nuestra tarea como Iglesia, documentar y demostrar los milagros existentes en el país. Esperamos en José Gregorio Hernández que los venezolanos podamos llevar a los altares a este hombre de Dios, ciudadano ejemplar, científico y persona de bien que supo equilibrar la fe y la ciencia, y que es considerado un ejemplo para todos”, aseguró finalmente.
La causa de beatificación del doctor José Gregorio Hernández ha cobrado mucha fuerza recientemente, incluso, el cardenal Porras designó ante la Santa Sede a la experta teóloga e investigadora, Silvia Mónica Correale, como nueva postuladora, tomando como base su dilatada experiencia en el proceso exitoso de varios santos, laicos y religiosos de origen latinoamericano.




domingo, 16 de diciembre de 2018

¡CRECE LA IGLESIA EN CARACAS! El Cardenal Porras crea nueva parroquia en Petare


La Iglesia de Caracas crece y multiplica el trabajo en las barriadas populares con la creación de esta parroquia dedicada a dos santos latinoamericanos: San Óscar Romero y Santa Laura Montoya

Ramón Antonio Pérez // @GuardianCatolic
Prensa: Vicaría de Medios Arquidiócesis de Caracas
Caracas, 16 de diciembre de 2018

“Un gran día para la Arquidiócesis de Caracas”, es la descripción que hace el Vicario Episcopal para los Medios de Comunicación, padre Honegger Molina, al anunciar que este 16 de diciembre, el Cardenal Baltazar Enrique Porras Cardozo, erigió la nueva Parroquia “San Óscar Romero y Santa Laura Montoya”, en Petare.

Hoy también fue la toma de posesión del presbítero Luis Aldama como Párroco, y del presbítero José González como Vicario Parroquial”, agregó el sacerdote en nota enviada a las redes sociales. 

De esta manera se concreta uno de los anuncios más importantes hechos recientemente por el Cardenal Porras, Administrador Apostólico de la Arquidiócesis de Caracas y Arzobispo de Mérida.

La creación de esta nueva Parroquia vendrá a garantizarles atención espiritual, acompañamiento y cercanía a los vecinos de los sectores populares hacia el noreste de la ciudad. La necesidad de unificación de los arciprestazgos Petare - La California, donde está asentada la nueva Parroquia, permitirá agilizar el trabajo pastoral y ha sido una de las iniciativas implementadas por el Cardenal Porras desde su toma de posesión.

Con ello busca “fortalecer la unidad y la comunión; hacer más viable, cercana y eficaz la presencia y acompañamiento de los Obispos, Vicarios Episcopales y Animadores Pastorales; impulsar unidades pastorales más orgánicas y misioneras; optimizar la comunión e información; y facilitar el encuentro entre las comunidades agrupadas por unidades pastorales”, dice la nota de la Vicaría de Medios de Comunicación.

Igualmente una línea de estos dinamismos pastorales tiende a “propiciar un proceso de conversión de las estructuras pastorales impulsando una iglesia en salida con una organización más efectiva y accesible en términos geográficos, de acuerdo a la distribución demográfica actual y la dinámica vital de la ciudad”. 

El cardenal Porras acompañó al padre Luis Aldama en recorrido a cada una de las zonas de la nueva Parroquia, bendiciéndolo y dándole su aprobación como pastor del lugar. 

Igualmente, estuvo acompañado de Monseñor Enrique José Parravano, responsable de la zona pastoral, Monseñor Adán Ramírez Ortiz y el padre Armelim, Vicario de Pastoral de la Arquidiócesis de Caracas. 
  
Los vecinos llenaron la nueva Parroquia con la alegría propia de esta época navideña, convirtiendo la fundación de la nueva parroquia en una fiesta comunitaria. Sin dudas, “un gran día para la Arquidiócesis de Caracas”, en la que “la esperanza, la solidaridad y la hermandad entre los venezolanos”, fueron las enseñanzas del Cardenal Porras.