domingo, 31 de julio de 2016

Panamá acogerá la próxima JMJ en 2019, publica @AleteiaES






El Papa Francisco pidió a los jóvenes que no se detengan en la “superficie de las cosas” y que desconfíen del “maquillaje del alma para aparentar”, durante la clausura, este domingo 31 de julio de 2016, de la XXXI Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) con una misa en el Campus de la Misericordia de Cracovia.
Delante de unos dos millones de jóvenes, el Papa Francisco anunció que la ciudad donde se celebrarán la próxima edición es Panamá.
Mientras tanto, instó a todos los jóvenes del mundo: “Instalen bien la conexión más estable, la de un corazón que ve y transmite el bien sin cansarse”, “porque son muchos los que la esperan”.
El Pontífice envió a los jóvenes de la JMJ 2016 como testigos de la Divina Misericordia por el mundo. Tras celebrar la misa y antes de rezar el Ángelus, Francisco anunció que Panamá albergará la próxima JMJ 2019.
“La Providencia de Dios —añadió Bergoglio— siempre nos precede. ¡Pensad que ya ha decidido cuál será la próxima etapa de esta gran peregrinación iniciada por san Juan Pablo II en 1985!. Y por eso, les anuncio con alegría que la próxima Jornada Mundial de la Juventud (después de las dos de ámbito diocesano) ¡será en 2019 en Panamá!”.

<iframe src="https://player.vimeo.com/video/176915361" width="640" height="360" frameborder="0" webkitallowfullscreen mozallowfullscreen allowfullscreen></iframe>

En su homilía, el Pontífice invitó a los jóvenes a saltar 3 obstáculos para encontrarse con Jesús, como hizo Zaqueo, el odiado recaudador de impuestos, en Jericó que aparece en el Evangelio de Lucas.
  1. Obstáculo: No sentirnos a la altura
El primer obstáculo, señaló, es “el peligro de quedarnos lejos de Jesús porque no nos sentimos a la altura, porque tenemos una baja consideración de nosotros mismos”.
No aceptarse, vivir infelices y pensar en negativo significa no reconocer nuestra identidad más auténtica”, dijo y aseguró que la felicidad no depende del vestido puesto o del celular nuevo.
Instó a vivir la vida con alegría sin importar los propios defectos, que se pueden corregir. “Pero complacerse en la tristeza no es digno de nuestra estatura espiritual. Es más, es un virus que infecta y paraliza todo”, dijo.
  1. Obstáculo: Vergüenza paralizante
No os dejéis anestesiar el alma, sino aspirad a la meta del amor hermoso, que exige también renuncia, y un «no» fuerte al doping del éxito a cualquier precio y a la droga de pensar sólo en sí mismo y en la propia comodidad”, pidió.
  1. Obstáculo: La multitud que murmura (qué dirán los demás)
El Pontífice señaló como tercer obstáculo el que Zaqueo tuvo que enfrentar, ya no en su interior sino a su alrededor. Es la multitud que murmura, que primero lo bloqueó y luego lo criticó.
El Papa Francisco les pidió pensar en las palabras de estos días, lema de la JMJ de Cracovia: “Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia” (Mt 5,7).
“Puede que os juzguen como unos soñadores, porque creéis en una nueva humanidad, que no acepta el odio entre los pueblos, ni ve las fronteras de los países como una barrera y custodia las propias tradiciones sin egoísmo y resentimiento”, dijo para animarlos a seguir adelante como “única familia humana”.

Dos centros inaugurados como signo de la misericordia

Antes de la misa, el Papa bendijo las dos casas que se encuentran en esta explanada y que han sido construidas para la ocasión por Caritas y destinados a cuidar a ancianos (Campus Misericordiae) y pobres (“El pan de la Misericordia”).
La enorme explanada fue refugio para los miles de jóvenes que pasaron la noche allí a la espera de la misa de clausura.

Esta tarde, antes de viajar a Roma saludará a los voluntarios de la JMJ en el estadio Tauron Arena.



sábado, 30 de julio de 2016

Iglesia de Caracas continúa actividades de la #JMJCracovia2016



Monseñor Jesús González de Zárate dio la bienvenida a más de trescientos peregrinos que están congregados en el Campo de la Misericordia en Boleíta

Ramón Antonio Pérez // @GuardianCatolic

Caracas, 30 de julio de 2016.- La Jornada Mundial de la Juventud no solo se ha convertido en una experiencia positiva para los casi trescientos jóvenes venezolanos que han asistido a Cracovia (Polonia), y en la que algunos han estado, incluso, compartiendo de manera muy cerca con el Papa Francisco.

En Venezuela son muchas las parroquia y diócesis que han organizado actividades de manera simultánea a la JMJ 2016.  

Una de estas ha sido la Arquidiócesis de Caracas, donde la feligresía católica continúa muy activa con los eventos programados, especialmente, en los Arciprestazgos de #Baruta, #LaCalifornia#Petare, #Propatria, y #Antimano, entre otros. Igualmente varias parroquias e instancias de la iglesia arquidiocesana han tenido actividades simultáneas a la Jornada Mundial de la Juventud.

Viacrucis Viviente y actividades misioneras


Desde antes del viernes 29 de julio diversas han sido las actividades realizadas. En estas incluyeron paradas en los semáforos para entregar un mensaje de paz, solidaridad y hermandad a los transeúntes, así como visitas a las familias en las comunidades de Petare, Baruta, Propatria, Antímano y otros lugares de la ciudad.


En horas de la tarde de este viernes 30 de julio, se realizó frente a las escalinatas de la  Iglesia “Dulce Nombre de Jesús”, en el Casco Colonial de Petare, un Viacrucis Viviente.

La obra basada en los Evangelios la realizó un grupo de jóvenes actores de la parroquia “Nuestra Señora de Fátima” del barrio El Nazareno, los cuales fueron dirigidos por el padre Mauro David Noguera.

Se repasaron y reflexionaron cada uno de los episodios sufridos por Jesucristo en la Pasión y Muerte, llamando gratamente la atención de los espectadores debido a las sentidas actuaciones y al contenido del mensaje que narrado por el Padre Noguera.

El papel principal de Jesucristo fue realizado por el joven Crisman Gómez, quien consideró esto no solo una manera de actuar sino de llevar un mensaje positivo a niños, jóvenes y adultos, según comentó al finalizar la puesta en escena.

Más de trescientos peregrinos



Luego ser realizó la misa de apertura de esta Jornada que organizan conjuntamente los Arciprestazgos de La California y Petare, con una misa que presidió monseñor Jesús González de Zárate acompañado por el padre arcipreste Luis Chaparro.

Dieron la bienvenida a los más de trescientos jóvenes que formalmente se han inscrito para participar en esta jornada cuyo epicentro estará en el Campo de la Misericordia, en los predios de la parroquia María Auxiliadora de Boleíta (Salesianos).

Por su parte, Richard Hernández, responsable de la pastoral juvenil en Petare, informó que en la actividad se registraron más de trescientos jóvenes procedentes de diferentes regiones del país y de Caracas, a quienes igualmente, dirigió sus palabras de bienvenida y agradecimiento por apoyar esta actividad simultánea a la que se realiza en Cracovia.

Para este sábado 30 en la noche (7:00 pm) está prevista la Vigilia en el Campo de la Misericordia; y el domingo 31, a las 6:00 AM, será la misa de envío.

En el Campo de la Misericordia, además, se cuenta con un “hospital de campaña” para acercar a los jóvenes al sacramento de la reconciliación; y una “feria vocacional”, que ha permitido conocer los carismas de comunidades y congregaciones religiosas de Venezuela.










jueves, 28 de julio de 2016

#2Agosto Iglesia convoca Jornada de Ayuno y Oración por la Paz de Venezuela



Entre las recomendaciones están promover el llamado a la calma y a la serenidad, así como evitar pronunciamientos partidistas
Ramón Antonio Pérez // @GuardianCatolic
Caracas, 28 de julio de 2016.- El Arzobispo de Caracas, cardenal Jorge Urosa Savino, conjuntamente con sus obispos auxiliares y la Conferencia Episcopal Venezolana convoca a una Jornada de Ayuno y Oración por la Paz y Reconciliación en Venezuela, el venidero 2 de agosto de 2016, en todas las iglesias, templos y capillas de Caracas, y extensivo a todo el país.
ALGUNAS LINEAS PARA SU REALIZACION

MOTIVACIÓN: Llamado de todos los Obispos de Venezuela a orar por la paz y la reconciliación ante la difícil situación política, económica y social que está sufriendo el pueblo venezolano.

OBJETIVO: pedir la ayuda de Dios para nuestra Patria con ante la difícil situación política, económica y social que sufre el pueblo venezolano.

CELEBRACIÓN: el martes 2 de agosto

MOMENTOS:

1- En todas las Misas de ese día.
2- En actos especiales: Horas Santas, Vigilias, Sto. Rosario, en horas que cada Párroco o Rector de Iglesia considere oportunas.

TEXTOS LITÚRGICOS: Los del formulario de la Misa votiva por la paz. Lectura de las Bienaventuranzas. O del texto del Juicio Final en Mt. 25.

PREDICACIÓN: Ajustada a la Liturgia de ese día, que nos invita a trabajar por la paz. Que tenga en cuenta las orientaciones de la reciente Exhortación de la Conferencia Episcopal y evitando pronunciamientos partidistas.

IMPORTANTE

1 Invitar a la solidaridad y la fraternidad ante la escasez de alimentos y medicinas
2 Invitar a ofrecer a Dios las carencias y el ayuno en espíritu religioso
3 Rechazar toda acción violenta
4 Pedir por la solución de los actuales problemas
5 Promover la concordia entre la gente

ORACIÓN DE LOS FIELES: Debe ser exclusivamente la que se anexa a esta comunicación.

Es importante llamar a la calma, y a la serenidad.

RECORDEMOS QUE, COMO SACERDOTES, DEBEMOS SER PADRES DE TODOS, Y CONSTRUCTORES DE LA PAZ EN TODA CIRCUNSTANCIA.

Caracas, 26 de julio de 2016

+JORGE UROSA SAVINO,

CARDENAL ARZOBISPO DE CARACAS



Venezuela: Gobierno quiere minar credibilidad de la Iglesia




Ramón Ovidio Pérez Morales, obispo emérito de la Diócesis de Los Teques y ex presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), alertó acerca de los ataques que desde diferentes frentes el Gobierno de Nicolás Maduro ha emprendido contra la iglesia, entre los que estarían “asaltos a casas, clonación en redes”, y “ataques en medios”, cuyo único objetivo es “minar credibilidad” de esta institución.
En su cuenta de Twitter, @OvidioPerezM, publicó este 27 de julio:Iglesia bajo ataque oficial desde diferentes frentes: asaltos a casas, clonación en redes, ataques en medios. Objetivo: minar credibilidad”.

Más adelante, hizo un llamado a los venezolanos a que “estén preparados para la campaña de descalificación de la Iglesia y ataques a personas e instalaciones”, exhortando a “Robustecer fe y unión”.

Consideró que a la situación de hambre e inseguridad causadas por la crisis que se vive en Venezuela, “se une ahora la miseria ética” de un Socialismo del Siglo XXI, “que busca destruir (la) credibilidad de la Iglesia católica”.

Sin embargo, Pérez Morales insiste en que la respuesta de los creyentes católicos ante estos ataques debe ser: “mayor coherencia fe-vida, oración, penitencia, servicio, unión”, además de la “Comunión con Dios”.
Falsa cuenta de la CEV


Por su parte, Mario Moronta, obispo de San Cristóbal, es otro que ha dejado conocer su denuncia alertando acerca de una cuenta acreditada a la CEV en Twitter, desde donde se han colgado falsas informaciones.

“La cuenta @confepis_vzla no es de la Conferencia Episcopal. Pone mensajes falsos y ofensivos contra miembros de la Iglesia”, publicó en su perfil @mmorontar.

Precisamente, uno de los blancos de estos ataques, ha sido monseñor Roberto Lückert León, sobre quien Iris Varela, ministra para el servicio penitenciario, desde la misma red social, difundió el audio de una supuesta conversación entre el arzobispo de Coro y otro hombre de identidad desconocida. “Un burdo montaje”, dicen los especialistas.

Con todo, la funcionaria del gobierno de Maduro, no se preocupó por saber acerca de la autenticidad del audio, solamente se ocupó de difundirlo, calificando en términos muy innobles al anciano sacerdote, una de las voces más duras contra el régimen venezolano.  

De igual manera, desde este 26 de julio, varios usuarios de la red social del pajarito azul, han alertado que esa supuesta conversación fue subida a la plataforma de videos Youtube y difundida primeramente por @confepis_zla.

En razón de ello, han solicitado ante esta plataforma digital que elimine a la citada cuenta, debido a la falsedad y mala intención con la que fue creada, siendo que la verdadera cuenta del Episcopado Venezolano es @CEVmedios.

Estas son secuelas de la exhortación: “El Señor ama al que busca la justicia”, que la Conferencia Episcopal Venezolana, dio a conocer el 12 de julio pasado, describiendo la situación de crisis en Venezuela, además de sugerir algunas vías de solución.

La mención de la iglesia, específicamente de un representante del Vaticano aún por determinar, ha salido a relucir como mediador de un posible diálogo entre el gobierno y la oposición del que se tendría información este jueves 28 de julio, pero la CEV la Nunciatura han ratificado que oficialmente no existe ninguna invitación.

Jornada de Oración y Ayuno

En este contexto, el cardenal Jorge Urosa Savino difundió el 27 de julio, un comunicado convocando para el martes 2 de agosto a una jornada de oración y ayuno por la paz y reconciliación en todas las iglesias y capillas de Venezuela.


La iniciativa parte de la CEV, y está motivada “ante la difícil situación política, económica y social que está sufriendo el pueblo venezolano”, precisó el purpurado.


Henry Tovar, Fue un reconocido brujo, ahora es diácono permanente




Los caminos para llegar a Dios, consolidar una familia y encontrar la vocación con la cual servir a los demás, a veces no son los que se planifican. La historia de Henry Tovar Mendoza no escapó de esos zigzagueantes recorridos que determinan la vida de las personas, y este 28 de julio celebra 26 años de su ordenación como diácono permanente de la Diócesis de Guarenas (Venezuela). 
Su historia es un interesante testimonio.

Se casó en 1967 y quiso tener hijos muy pronto pero la naturaleza se los negaba, según contó a Aleteia. Inició entonces la búsqueda de sus descendientes con la “ayuda” de brujos y espiritistas. “Bárbara y yo nos refugiamos en la brujería”, dijo Henry Tovar.

Asistieron con frecuencia a centros espiritistas y a la Montaña de Sorte, -una especie de santuario del espiritismo en el estado Yaracuy-, donde “escalé posiciones y llegué a ser materia (médium) del indio Guaicaipuro; y mi esposa Barbará de la India Rosa”.

Convierten su residencia en Guarenas en un centro del ocultismo. Allí se hacían secciones espiritistas y participaban muchas personas de diferentes partes de Caracas y del país. Comenzaban el viernes en la noche hasta el sábado en la mañana.

Yo había aprendido tanto que en mi casa leía tabaco y echaba las cartas”, dice el espigado diácono nacido en Caracas el 25 de mayo de 1954. Al menos, cuatro veces al año acudían al Monumento Natural “María Lionza” en la Montaña de Sorte; y pensando “que estaba en buen camino”, en muchas ocasiones llevó a sus familiares.

Henry alternaba su profesión de bombero de Caracas con la práctica de la brujería en la que cada vez cobraba mayor renombre. “Llegué a ser muy respetado pero no sé si era por los aporte económicos que recibía o por mi condición de ser materia”.

Sin embargo, ya eran nueve años y aquella motivación inicial como era conseguir descendencia, no la lograba con el apoyo de esta creencia. Por ello, refugió sus sentimientos de padre en los sobrinos de su esposa Bárbara: Carmen Cristina y Ángel Ramón a quienes Henry “presenta como si fueran hijos de él”.

Y llegó el cursillo de cristiandad…


“Luego de tanto buscar donde no debía”, un señor de nombre Ezequiel Escalona lo invita a realizar un cursillo de cristiandad el 11 de marzo de 1982. “Fui en contra de mi voluntad ya que tenía programado un viaje a Sorte”. A la semana asistió Bárbara “a regañadientes”, porque según aducía: “a Henry me lo cambiaron en ese cursillo”.

Inmediatamente la pareja experimenta un cambio en sus vidas y terminan sus andanzas en la brujería. Primero se ponen a la orden del padre Pío Zabala en la parroquia “Nuestra Señora de Coromoto”; y luego, son enviados al padre Jesús Zataraín, en la iglesia “Sagrado Corazón de Jesús”, en Guarenas, donde trabajan desde entonces.

Pero el matrimonio Henry y Bárbara, recibió otra buena noticia: “Al mes de haber salido del cursillo de cristiandad, el Señor Dios nos premia con la bendición del embarazo de nuestro primer hijo, José de Jesús”, narró con alegría Tovar Mendoza.

En su conversión, Tovar cumple funciones de asistente del padre Zataraín y luego que este fallece, del presbítero Fernando Moretta. Un día, sin muchas explicaciones, Fernando lo envía a estudiar en Los Teques. Después de tres años fue ordenado diácono permanente el 28 de julio del año 1990 por monseñor Pío Bello Ricardo. Fernando deja de ser párroco y asume su hermano de sangre, Tarsicio Moretta con quien trabaja.

En la parroquia Sagrado Corazón de Jesús, una de las iglesias con mayor asistencia de feligreses y jóvenes en la Diócesis de Guarenas, ha sido designado por dos ocasiones como administrador parroquial, por el obispo Gustavo García Naranjo.

Ha casado hijos y bautizado nietos


Declaró que entre las satisfacciones como diácono ha estado haber representado a la diócesis de Guarenas y a Venezuela en el Primer Congreso de Diáconos Permanentes de Latinoamérica y del Caribe, en Perú, en agosto de 1998. “También me ha llenado de mucho entusiasmo haber casado a mis hijos, sacramentos que igualmente he conferido a mis sobrinos; además de bautizar y darles la primera comunión a mis nietos”.

No dejó de comentar que entre los momentos más difíciles como diácono, fue realizar las exequias a su hermano José, a su esposa Clara y a su sobrino Bobney, quienes fallecieron como consecuencia de un accidente en agosto de 2004.

El pasado 14 de julio, con motivo del natalicio (bicentenario) de Francisco de Miranda, el Gobernador de esta entidad, Henrique Capriles Radonski, entregó un reconocimiento: “Condecoración Generalísimo Francisco de Miranda en su primera clase”, a Henry Tovar, por el desempeño de sus funciones religiosas en la diócesis de Guarenas.


lunes, 25 de julio de 2016

Artículo de Monseñor Fernando Castro: “Otra gran mentira”



“… algunos parlamentarios se esfuerzan en intentar cambiar la identidad propia del hombre en mujer o viceversa y así poder acceder al matrimonio entre personas del mismo sexo”

Fernando Castro Aguayo
Correo: fcastroa@gmail.com 

En relación a la familia el Papa Francisco escribió recientemente: “Otro desafío surge de diversas formas de una ideología (…) que niega le diferencia y la reciprocidad natural de hombre y de mujer. Esta presenta una sociedad sin diferencia de sexo (…) Esta ideología lleva a proyectos educativos y directrices legislativas que promueven una identidad personal y una intimidad afectiva radicalmente desvinculadas de la identidad biológica entre hombre y mujer. La identidad humana viene determinada por una opción individualista, que también cambia con el tiempo” (Amoris laetitia 56).

Ideología, impuesta. Directrices legislativas en aras de la modernidad y de la libertad pueden llevar a las personas a cambiar su identidad según se sientan mujeres u hombres y por tanto acceder al así llamado matrimonio “igualitario” u “homosexual”, teniendo ambos el mismo sexo biológico, cromosómico, anatómico.

Generalizar la idea que la sexualidad es algo cultural, ambiental es una decisión arbitraria. Así nacen las ideologías. La agenda homosexual, bisexual, transgénero,  pareciera responder al deseo de inclusión. Con este foco van adelante agendas legislativas, programas educativos, diseños arquitectónicos y modas.

En días pasados, el Editorial de El Nacional decía: “La mentira (…) de ella echan mano sin pudor alguno para declarar enormidades que hacen sonrojar de indignación”. Ese rostro de asombro, indignación y sorpresa es el que uno ve en jóvenes y adultos al hacerles estos planteamientos.

En efecto, sin ningún rigor científico, y con muchos intereses económicos, mentando la libertad y la inclusión, la opinión pública y algunos parlamentarios se esfuerzan en intentar cambiar la identidad propia del hombre en mujer o viceversa y así poder acceder al matrimonio entre personas del mismo sexo.

Se atropella así la mayoría de los hombres y mujeres que son excluidos del verdadero y único matrimonio que respeta la condición complementaria del varón y la mujer para poder casarse.

Otra gran mentira en nombre la libertad y de la inclusión.







sábado, 23 de julio de 2016

¡Nuevos Clérigos para Caracas! Cardenal Urosa: “El sacerdote debe ser otro Cristo"


Durante la consagración de siete nuevos sacerdotes, motivó al clero a “llevar el consuelo, la luz y el amor de Dios a tanta gente triste, confundida, amargada, y darles así una razón para vivir”

Ramón Antonio Pérez // @GuardianCatolic
CARACAS, 23 de JULIO de 2016

El llamado del Señor a ser misericordiosos, reiterado este año por el Papa Francisco, debe marcar nuestra existencia sacerdotal. Porque el sacerdote está configurado a Cristo buen pastor, que da la vida por sus ovejas”.

De esta manera se pronunció el cardenal Jorge Urosa Savino, el sábado 23 de julio, al consagrar a siete nuevos sacerdotes para iglesia de Caracas, durante una ceremonia que presidió en el templo “Nuestra Señora de Chiquinquirá”, en La Florida, Caracas.


Los nuevos sacerdotes consagrados son Luis Aldama,  Miguel Galdámez, Jesús Godoy, José Luis Irazu, Alexander Morales, Ronny Pérez y Rolando Rojas, a quienes el arzobispo de Caracas, les recordó: “el sacerdote no es un funcionario, no es un activista social, no es un promotor comunitario. Es mucho más que eso”.

Según explicó Urosa: “El sacerdotes es otro Cristo”, porque está marcado por el sello del Espíritu Santo que lo configura y lo hace semejante a Cristo sacerdote que dio su vida para la salvación del mundo. “Por eso es tan grande y hermoso el sacerdocio cristiano. Por eso vale la pena ser sacerdote”, acotó el Purpurado de Venezuela.

Durante la ceremonia el Cardenal estuvo acompañado de sus obispos auxiliares, monseñores Jesús González de Zárate, Tulio Luis Ramírez Padilla, José Trinidad Fernández, Enrique José Parravano Marino y Nicolás Bermúdez Villamizar (Emérito).


Igualmente asistieron los rectores de los seminarios “Santa Rosa de Lima” y “Redemptoris Mater”, presbíteros Francisco Morales y César Hernández, respectivamente, así como una buena representación del clero caraqueño.


José Luis Irazu pronunció las palabras de agradecimiento en nombre de sus compañeros y dijo que estos nuevos sacerdotes están dispuestos “a ponerse al servicio de los demás como buenos administradoras de la misericordia y gracia de Dios”.

A continuación el mensaje íntegro del Arzobispo de Caracas:


“FELICES LOS MISERICORDIOSOS”

Homilía en la ordenación presbiteral de los Diáconos Luis A.  Aldama, Miguel D. Galdámez, Jesús Godoy, José Luis Irazu, Alexander Morales, Ronny Pérez Robles y Rolando Rojas; Iglesia de N. Sra. de Chiquinquirá, 23 de julio de 2016,

+Jorge Urosa Savino, Cardenal Arzobispo de Caracas

“Felices los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia”
(Mt 5,7)

Hoy los católicos de Caracas estamos de fiesta. Damos gracias a Dios porque siete  hermanos nuestros, luego de larga preparación, movidos por su amor a Dios y a su pueblo santo, han venido aquí decididos a entregarse al Señor para toda la vida como presbíteros de la Iglesia, como ministros del Altar.

SACERDOTES MISERICORDIOSOS COMO EL PADRE

Realizamos esta sagrada y solemne ceremonia en el año de la Misericordia. El Papa Francisco invitó a la Iglesia, a cada uno de los católicos, a considerar durante este año la inmensa misericordia de Dios para que valoremos cada vez más la grandeza de la bondad misericordiosa de Dios, manifestada sobre todo en Jesucristo, nuestro Divino salvador, el Buen Pastor, sumo y eterno sacerdote de la redención. Los invito, pues, queridos hermanos a dar gracias a Dios por su amor misericordioso, pues por su misericordia hemos recibido el don de la fe y el bautismo, tenemos la redención y el perdón de nuestros pecados, somos parte de su pueblo santo y gozamos de la presencia viva del Espíritu en nuestro cuerpo y alma, pues somos templos vivos del Señor. Demos, pues, gracias a Dios. ¡Gracias, Señor, gracias!

Pero además, queridos hermanos, el Papa nos invita a todos a ser misericordiosos como el Padre, es decir, a acercarnos con amor, con bondad, solidaridad y clemencia a nuestros hermanos, especialmente a los más necesitados. Al respecto,  en esta celebración hemos escuchado el bellísimo texto de las Bienaventuranzas (Mt 5, 1-12), que son el programa de vida  del cristiano. Jesús,  al iniciar su predicación, nos señaló el camino  hacia la felicidad, que es el camino de la fe y del amor, de la entrega a Jesús y a nuestros hermanos. Y en ese programa, en ese camino tiene un lugar muy importante una enseñanza, que es a la vez una promesa y una exigencia: “Felices los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia” (Mt 5,7). Es una exigencia, pues el Señor nos marca el camino del discípulo; y es una promesa, porque el Señor nos promete la felicidad a quienes practiquemos la misericordia. Este mandato y promesa están dirigidos, sin duda a todos los cristianos, discípulos del Señor. Pero de manera particular a quienes, como nuestros siete diáconos, han querido consagrarse al servicio de Dios y de su pueblo santo, de la Iglesia.

Mis queridos ordenandos y muy queridos hermanos obispos y sacerdotes:

El llamado del Señor a ser misericordiosos, reiterado este año por el Papa Francisco, debe marcar nuestra existencia sacerdotal. Porque el sacerdote está configurado a Cristo buen pastor, que da la vida por sus ovejas (Jn 10,11). El sacerdote no es un funcionario, no es un activista social, no es un promotor comunitario. Es mucho más que eso: el sacerdote es otro Cristo, está marcado por el sello del Espíritu Santo que lo configura, lo hace semejante a Cristo sacerdote, que dio su vida para la salvación del mundo. Por eso es tan grande y hermoso el sacerdocio cristiano. Por eso vale la pena ser sacerdote.

Y por esa razón, por estar configurados a Cristo, rostro de la misericordia del Padre,  los sacerdotes estamos llamados a ejercer la misericordia de Dios, de manera especial, en la práctica de las obras espirituales de misericordia, es decir, de la acción pastoral y religiosa de la salvación, del llamado a los hombres a la conversión. Nuestra misericordia, debe manifestarse sin duda en la caridad viva hacia los pobres, en las obras corporales de misericordia. La Iglesia en Caracas tiene muchas obras de acción social. Y es preciso que, como ya lo hemos indicado, en cada Parroquia, en cada unidad de acción pastoral creemos una nueva obra o fortalezcamos las que ya tenemos al servicio de nuestros hermanos, especialmente en esta situación terrible de escasez y carestía de alimentos  medicinas. Pero, además de las obras de acción social, nuestra misericordia sacerdotal  debe manifestarse, sobre todo, en la acción religiosa, de santificación, de evangelización, de enseñanza de la esplendorosa verdad de Cristo. Porque “el sacerdote debe ser una persona animada por un intenso celo apostólico, un intenso ardor pastoral, que lo lleve a realizar granes tareas pastorales por la salvación de las almas (Cardenal Urosa, Homilía en la Misa Crismal de 2016).

LA BELLEZA DE LA VIDA SACERDOTAL

Queridos ordenandos: Recuerden siempre que la mayor obra de misericordia que podemos hacer a alguien es ayudarlo a encontrarse con Dios. Por eso la vida y el ministerio  sacerdotal son tan hermosos, pues el sacerdocio es un ejercicio permanente de la misericordia salvífica del Señor para con la humanidad necesitada de Dios.

Ser sacerdote es algo grande y vale la pena, porque el sacerdote está todo él identificado ontológicamente  a Jesús, y por eso está llamado a vivir como El, a tener sus  mismos sentimientos, a dar su vida todos los días por el pueblo de Dios, a ofrecerse con Jesús en la Eucaristía. Recordemos las palabras de San Pablo en la carta a los filipenses: “Tengan Ustedes los mismos sentimientos de Cristo, el cual, siendo de condición divina, no retuvo ávidamente el ser igual a Dios, sino que se despojó de sí mismo, tomando la condición de siervo…  y se entregó hasta la muerte, y una muerte de cruz” (Fil 2, 5-8).

El sacerdocio de Cristo, mis queridos hermanos, es la ofrenda religiosa, amorosa, de su vida por la salvación del mundo. Es bueno recordar que así lo enseña San Juan Evangelista, al citar a Caifás cuando exigía la muerte de Cristo: “Es mejor que muera uno solo por el pueblo y no que perezca toda la nación. Esto no lo dijo por su propia cuenta sino que, como era Sumo Sacerdote, profetizó que Jesús iba a morir por la nación – y no solo por la nación, sino también para reunir en uno a los hijos de Dios que estaban dispersos” (Jn 11, 50-52). Y por ello, nuestro sacerdocio ministerial confiado por Cristo a los Apóstoles y a sus sucesores, los obispos, y a través de ellos a los presbíteros, es también entrega, oblación amorosa, vital, alegre y confiada de nuestras vidas en sacrificio, en ofrenda religiosa y sacrificial a Dios nuestro Padre amoroso por la salvación del mundo.

Y toda la existencia del buen y auténtico sacerdote está dedicada a hacer el bien, a santificar al pueblo, a manifestar la esplendorosa verdad del Evangelio, a llevar el consuelo la luz y el amor de Dios a tanta gente triste, confundida, amargada, y darles así una razón para vivir y para esterar, y ayudarlos a unirse a Jesús para alcanzar así la felicidad en esta vida y en la vida eterna. Por eso es tan bella la vida sacerdotal, la vida del sacerdote diocesano.

El sacerdote diocesano, consagrado al servicio de una Iglesia local, unido en torno a su Obispos, está llamado a vivir configurado plenamente al Señor Jesucristo en una espiritualidad, propia,  cuyas líneas principales son, como nos enseña el Concilio Plenario de Venezuela,  en el Documento “Obispos, presbíteros y Diáconos al servicio de una Iglesia en Comunión”, “la identificación  personal con Jesús, sumo sacerdote y Buen Pastor, vivencia intensa de la caridad pastoral, y servicio e identificación con una Iglesia local” (81). Practicar esas virtudes, tener esas actitudes, es la clave para alcanzar la santidad y la felicidad en nuestra vida sacerdotal y por toda la eternidad.

Hoy, mis queridos hermanos, recordamos estas verdades sobre el sacerdocio cristiano para sentir  y apreciar, con el pueblo católico venezolano, la presencia de Dios en el sacerdote. Y nosotros, los presbíteros y obispos que participamos en esta solemne ceremonia, tenemos en estos momentos una feliz oportunidad para valorar más todavía nuestra sagrada vocación, y sentirnos felices y agradecidos por haber sido invitados a hacer presente a Jesús en medio de nuestro pueblo, especialmente en estos tiempos tan difíciles en que nos encontramos.

CONCLUSION

Queridos hermanos Diáconos

Vamos ahora a continuar el sagrado rito de ordenación.  Los invito, pues, a ponerse en manos de Dios y a querer configurarse, ontológica y existencialmente a Jesús, Buen Pastor, Sumo y Eterno Sacerdote.  Los invito  a  intensificar todos los días su unión con Jesús, nuestro amigo y maestro, “el camino, la verdad y la vida”. Y a unirse filialmente con la Santísima Virgen María, nuestra amorosa madre celestial. Pónganse en sus manos e imítenla en su amor y entrega total Jesús, cumpliendo siempre como ella la Palabra de Dios  (Lc 1,38), y acudan a ella confiadamente en todo momento, especialmente en las horas difíciles del cansancio o de la tentación, cualquiera que esta sea
Mis queridos hermanos todos:
Bendigamos al Señor que nos ha concedido estos siete nuevos presbíteros al servicio de nuestra querida Iglesia de Caracas. Oremos por ellos para que sean fieles y siendo fieles, sean felices. Oremos con fervor siempre en todas nuestras celebraciones, en el Rosario, en la oración personal, por el aumento de las vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada, que es la principal necesidad de nuestra Iglesia de Caracas. Y que el Señor nos lleve por el camino de la felicidad, que es el camino de la fe, de la esperanza y del amor misericordioso.

Amén.







VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.