lunes, 29 de julio de 2013

FRANCISCO: “Si una persona gay busca al Señor, quién soy yo para juzgarla”



Durante Inédita confesión del Papa a los periodistas en el vuelo de regreso a Roma, habló de diversos temas de interés para la Iglesia: “lo importante en la reforma del banco vaticano es la transparencia y la honradez”, y sobre la ordenación de las mujeres la Iglesia ha hablado y ha dicho no. "Lo dijo Juan Pablo II con una formulación definitiva. Esa puerta está cerrada”.
Francisco ha dicho hoy que no juzga a los homosexuales, pero se ha mostrado contrario al lobby gay, en unas declaraciones realizadas en el avión en el que viajó de regreso de Río de Janeiro a Roma. Una histórica, inédita y jugosa rueda de prensa del Papa, en la que habló de todo: del Vatileaks, de Benedicto XVI, de divorciados, aborto, sacerdocio femenino, reforma de la Curia, IOR... Una hora y veinte minutos sin desperdicio. Éste es un resumen.
"En un lobby no todos son buenos, pero si una persona es gay, busca al Señor y tiene buena voluntad, quién soy yo para juzgarla. El Catecismo de la Iglesia Católica explica y dice que no se deben marginar a esas personas y que deben ser integradas en la sociedad", afirmó.
Francisco aseguró que el problema no es tener esa tendencia. "Debemos ser mas hermanos, el problema es hacer el lobby, de esa tendencia, o de políticos, masones. Ese es el problema más grande", explicó.
El pontífice hizo estas manifestaciones en el avión que le llevó hoy de vuelta de Río de Janeiro a Roma, en el que habló con los periodistas que le acompañaban durante una hora y media, contestando a todas las preguntas que le hicieron en total libertad.
El papa también se refirió a la reforma de la Curia romana y aseguró que no ha notado "resistencia" dentro del Vaticano a la reforma, pero que lo esencial es "la transparencia y la honradez".
El pontífice se refirió a la reforma del Instituto para las Obras de Religión (IOR), conocido como el banco del vaticano, envuelto desde hace años en escándalos de supuesto blanqueo de dinero, y a la comisión que ha creado para que estudie qué hacer con el llamado "banco de Dios".
"Yo no sé como acabará el IOR. Algunos dicen que tal vez sea mejor (convertirlo) en un banco, otros que un fondo de ayudas y otros que hay que cerrarlo. Yo no lo sé, me fío del trabajo de las personas que están trabajando en esto", dijo.

"Con respecto a monseñor Ricca, he hecho lo que el derecho canónico manda hacer, que es la investigación previa. Y no hemos encontrado nada", decía Francisco. Pero el Papa (¡el Papa!) también dejó caer que, aunque fueran ciertas las acusaciones que salpican a Ricca, estaría dispuesto a perdonarle. "Tantas veces en la Iglesia, con relación a este caso y a otros casos, se va a buscar los pecados de juventud y se publican. Y hablo de pecados, no de delitos como los abusos de menores. Pero si una persona -laica, cura, o monja- comete un pecado y luego se arrepiente, el Señor la perdona. Y cuando el Señor perdona, olvida".
El papa habló también de la canonización de los papas Juan XXIII y Juan Pablo II, que no será el 8 de diciembre próximo, como se pensó en un principio, debido a que el frío dificulta el viaje de fieles polacos a Roma.
Agregó que las fechas que se barajan actualmente son el 24 de noviembre próximo, festividad de Cristo Rey, o el 27 de abril de 2014, festividad de la Divina Misericordia.
Francisco ha abogado por un mayor papel de la mujer en la Iglesia, pero rechazó la posibilidad de que puedan acceder al sacerdocio.
"Sobre la ordenación de las mujeres la Iglesia ha hablado y ha dicho no. Lo dijo Juan Pablo II con una formulación definitiva. Esa puerta está cerrada", señaló el papa en un encuentro hoy con los periodistas en el avión en que regresó a Roma tras presidir en Río de Janeiro la XXVIII Jornada Mundial de la Juventud.
Francisco aseguró que en la Curia hay "santos", gente que reza, que trabaja mucho y que también va al encuentro de los pobres, muchas veces a escondidas. Pero también reconoció que hay manzanas podridas. "Hay santos en la Curia. Aunque también hay alguno que no es tan santo. Y esos son los que hacen más ruido. Ya sabéis que hace más ruido un árbol que cae que un bosque que crece. Y me duelen esas cosas. Hay algunos que dan escándalo, tenemos este monseñor en prisión, creo que aún sigue en prisión, y no ha ido a la cárcel porque se pareciera precisamente a la beata Imelda... No era un santo. Son escándalos y hacen daño", aseguraba en relación a monseñor Scarano, acusado de tratar de introducir ilegalmente en Italia 20 millones de euros en un avión privado procedente de Suiza.
Sobre si está encontrando resistencias internas a las reformas que se propone llevar a cabo, Francico puso cara de póquer. "Si hay resistencia por ahora, yo no la he visto", soltó.
Le preguntamos también si se asustó cuando leyó el informe sobre el Vatileaks, la fuga masiva de documentos resevados por la que fue condenado el mayordomo de Benedicto XVI. El informe, según se cuenta, revelaría el profundo estado de corrupción que afecta a la Curia. "No, no me he asustado. Es un problema grande, pero no me he asustado", señalaba.
"Les voy a contar una anécdota sobre el informe Vatileaks. Cuando fui a ver al Papa Benedicto, después de rezar en la capilla nos reunimos en el estudio y había una caja grande y un sobre. Benedicto me dijo: en esta caja grande están todas las declaraciones que han prestado los testigos. Y el resumen y las conclusiones finales están en este sobre. Y aquí se dice tal tal tal... Lo tenía todo en la cabeza".
Por supuesto, los escándalos que sacuden al Banco Vaticano y la posibilidad de que Francico decida echarle el cierre también salieron a relucir. El Papa confesó que en principio pensaba ocuparse de los problemas económicos del Vaticano hasta el año que viene. "Sin embargo, la agenda cambió debido a unas circunstancias que ustedes conocen, que son de dominio público, aparecieron problemas y había que enfrentarlos", aseguraba en relación a los últimos escándalos. Y admitió no saber qué acabará haciendo con el IOR, el banco de la Santa Sede. "Algunos dicen que tal vez es mejor que sea un banco, otro que es mejor que sea un fondo de ayuda, otros dicen que hay que cerrarlo. Se escuchan estas voces. Yo no sé, me fío del trabajo de las personas del IOR, que están trabajando con esto", destacó. "No sé decirle cómo terminará esta historia. Esto es también hermoso. Se busca, se encuentra. Somos humanos". Pero dejó claro que, pase lo que pase con el IOR, sus características deben ser "transparencia y honestidad".
Fueron tantos los temas que se abordaron... Francisco respondió en total a 20 preguntas, sobre las cuestiones más distintas. Una periodista brasileña le preguntó por ejemplo como es que, a pesar de que en Brasil se ha aprobado una ley que amplía el derecho al aborto y otra que contempla los matrimonios entre personas del mismo sexo, no había hablado de estas cuestiones durante su viaje a Río de Janeiro. "La Iglesia se ha expresado ya perfectamente sobre eso, no era necesario volver sobre ello, como tampoco hablé sobre la estafa, la mentira u otras cosas sobre las cuales la Iglesia tiene una doctrina clara. No era necesario hablar de eso, sino de las cosas positivas que abren camino a los chicos. Además, los jóvenes saben perfectamente cuál es la postura de la Iglesia", sentenció Francisco.
Otro periodista le preguntó sobre su relación con Benedicto XVI: "Es como tener al abuelo en casa, pero el abuelo sabio. En una familia el abuelo está en casa, es venerado, es amado, es escuchado. Él es un hombre de una prudencia... No se mete".
Se reafirmó en su empeñó en no llevarse a Río el papamóvil blindado. "La seguridad es confiar en un pueblo", subrayó. "Hacer un espacio blindado entre el obispo y el pueblo es una locura. Prefiero esta locura, fuera, tener el riesgo de la otra locura, la locura fuera. La cercanía nos hace bien a todos", destacó.
Insistió en sus mensajes de austeridad y de normalidad. Pero con su humildad habitual, sin pretender imponer a los demás su forma de vida. "Cada uno debe vivir como el Señor le pide que viva", subrayó. Aunque reconoció que "una austeridad general es necesaria para todos los que trabajamos en el servicio de la Iglesia".
Se mostró sorprendido cuando le comentamos que había dado la vuelta al mundo su imagen subiendo al avión y llevando en la mano un maletín negro. "¿Qué llevaba dentro?", le preguntamos. "No había dentro la llave de la bomba atómica. Llevaba el maletín porque siempre lo he hecho. Cuando viajo lo llevo. Dentro llevo la cuchilla de afeitar, el breviario, la agenda, un libro para leer", indicó. "Debemos habituarnos a ser normales. La normalidad de la vida".
Dijo que se siente feliz siendo Papa. "Cuando el Señor te pone ahí, si tú haces lo que el Señor te pide, eres feliz", reveló. Y aseguró que si pide insistentemente a la gente que rece por él es porque considera que lo necesita. "Yo me siento de verdad con tantos límites, con tantos problemas, también pecador. Vosotros lo sabéis".
Y explicó el porqué de sentirse enjaulado... "¿Usted sabe la de veces que he tenido ganas de pasear por las calles de Roma?", señaló. "Porque a mí me gusta andar por las calles, me gustaba tanto y en ese sentido me siento un poco enjaulado. Pero debo decir que los de la Gendarmería vaticana son buenos, son realmente buenos y yo les estoy agradecido. Ahora me dejan hacer algunas cuantas cosas más, pero es su deber garantizar la seguridad. Enjaulado en ese sentido, de que me gusta andar por la calle, pero entiendo que no es posible, lo entiendo. Lo dije en ese sentido. Porque, como decimos en Buenos Aires, yo era un sacerdote callejero".


martes, 23 de julio de 2013

AVANCE de la JMJ en Brasil del Padre Johan Pacheco: Alegría y esperanza de los brasileños con el Papa


La alegría de los jóvenes se percibe tan inmensa como el mar custodia la ciudad de Rio Janeiro, ciudad brasileña que recibe a los millones de jóvenes para el encuentro con el Papa Francisco. El rostro joven de la Iglesia pintado con el colorido, música, y entusiasmo de los cariocas.

Es especial la ilusión de los jóvenes que se consiguen en los aeropuertos, y terminales que conducen a la JMJ Rio 2013. Los jóvenes desena escuchar al Papa, ven en a un padre cercano y cautivador, a un Pastor que junto a sus ovejas y su mensaje ilumina la vida de los creyentes.

Pero aun es más especial el amor de los brasileños por el Papa latinoamericano, que desean ver a Francisco. Pero no todos viajarán a Rio Janeiro, pero la fe y la esperanza de ser bendecidos por él es inmensa, tanto así que envían sus peticiones para que sean llevadas a la ceremonias presidias por el Vicario de Cristo.

Estando en la semana misionera de Belo Horizonte, un joven brasileño me conmovió diciendo que lamenta no poder asistir al encuentro con el Papa, pero que por favor llevara las intenciones de sus familiares  y amigos entregándome una postal donde escribió todas estas plegarias.

Es la fe de un pueblo, es la esperanza de un pueblo confiado a su Dios, es sentir el cariño de un pastor que reza y sabe de las necesidades de su pueblo. Todos estamos inmersos en la alegría de ser bendecidos por el Papa en la JMJ, tanto quienes hemos vendido como quienes acompañan desde cualquier lugar del mundo.


Participar en la JMJ no es solo venir a Rio de Janeiro es estar en cualquier parte del universo y confiar nuestras oraciones a Dios, acompañando al Papa con nuestras mismas plegarias y asumir cada mensaje como una orientación divina para nuestras vida cristiana.

martes, 9 de julio de 2013



“Su nombre no podrá borrarse de la cronotaxis de los Arzobispos de Caracas, así se llama la lista, ordenada cronológicamente, de los pastores de la Iglesia. Por eso siempre será recordado aquí por los fieles y por quienes visitan nuestro templo mayor”, dijo Monseñor Adán Ramírez.

Ramón Antonio Pérez
@GuardianCatolic

Caracas, 09 de julio de 2013.- “Hoy queremos recordar al Sr Cardenal Arzobispo Ignacio Antonio Velasco en el décimo aniversario de su muerte. Su recuerdo nos es todavía vivo y cercano; debemos, sin embargo, recordarlo con aquella memoria espiritual que es ejercicio de fe, esperanza y caridad y que depositamos en la memoria de Dios”. Con estas palabras, Monseñor Adán Ramírez Ortiz, centró la homilía de la eucaristía que presidió el 6 de julio pasado, en sufragio por los 10 años del fallecimiento del Cardenal Ignacio Antonio Velasco, en la Catedral de Caracas.

Fue una ceremonia sencilla, en un templo de ornato austero, pero llena de recuerdos. Los asistentes comentaban sus experiencias con el sacerdote que nació el 17 de enero de 1929, en la diócesis de Guanare, estado Portuguesa. Recordaron esencialmente como este llanero de procedencia humilde y carácter bonachón, con los años se convirtió en el XIV Arzobispo de Caracas y IV Cardenal venezolano.

Monseñor Ramírez Ortiz, enseñó fundamentado en el Ceremonial de los Obispos, uno de los libros litúrgicos de la fe católica. “Recoge una venerable tradición según la cual todos los años ha de recordarse al último obispo difunto en el día aniversario de su muerte”. Y con la Carta de los Hebreos repetía: “Acuérdense de quienes los dirigían, porque ellos les anunciaron la Palabra de Dios”.

Explicó que la expresión: ‘Quienes los dirigían…’ es genérica, trivial, y sin embargo en el original griego tiene resonancias sugestivas. “Son los que marchan delante y así muestran el camino, los que conducen como jefes a una comunidad. Tres veces utiliza el término la Carta a los Hebreos para significar la función de guía que ejercen los pastores de la Iglesia, obispos o presbíteros”.

Indicó que el citado Ceremonial establece que el obispo sea sepultado en la iglesia catedral de su última sede. “Desde hace diez años sus restos se encuentran en la Capilla del Pilar en esta catedral, junto con los demás Obispos y Arzobispo que han regido esta Arquidiócesis de Caracas”.

Familiares y amigos


Monseñor Adán Ramírez Ortíz, estuvo acompañado por el párroco, padre Juan Carlos Silva y el vice canciller de la Curia, padre Antonio Abeijon, quien dirigió las oraciones de responso en la Capilla de Nuestra Señora del Pilar.
                                        
Asistieron mujeres integrantes de la Asociación Civil CAVERVI - Camino Verdad y Vida, estuvo al frente de la Organización de la misa. También asistió la sobrina del Cardenal Velasco, señora Eileen Coromoto Velasco, así como un grupo de feligreses y amigos. Antonio Ignacio Cardenal Velasco García, falleció el domingo 6 de julio de 2003, a los 74 años de edad, en Caracas.


sábado, 6 de julio de 2013

CEV Instalará Centésima Asamblea Ordinaria en ambiente de esperanza



Los Obispos en sus deliberaciones analizarán la situación social, política, económica y religiosa que experimenta el país, valorando los aportes de la CEV. No se descarta que funcionarios del Estado visiten esta asamblea como parte del llamado al dialogo motivado por el Papa Francisco.

Ramón Antonio Pérez 
@GuardianCatolic

Caracas, 06 de julio de 2013.- La Conferencia Episcopal Venezolana realizará desde este domingo 7 hasta 12 de julio la Centésima Asamblea Ordinaria de su historia, con una agenda llena de interesantes tópicos propios de su acción pastoral, pero en un contexto nacional en el que se vislumbra la posibilidad de contar con una Iglesia mediadora en los conflictos sociales y políticos que viven los venezolanos.


El presidente de la CEV, Monseñor Diego Padrón Sánchez, adelantó en enero de este año la motivación de la Iglesia en torno a esta centésima asamblea.

“Otro acontecimiento que motiva grandemente a nuestra Conferencia Episcopal y que debe interesar a toda la Iglesia en Venezuela es el hecho de que nuestra próxima asamblea Episcopal Ordinaria, a celebrarse entre el 7 y el 12 de julio próximo, será la Asamblea centenaria”. Monseñor Padrón, quien también es Arzobispo de Cumaná, destacó que este “dato tiene un profundo significado (…) indica la continuidad de los Obispos en el servicio a la Iglesia y al país y la solidez de la institución”.

Sin embargo, posteriores acontecimientos como la muerte del presidente Hugo Chávez y la elección de Nicolás Maduro en un ambiente marcado de ilegitimidad y serias dudas en el proceso eleccionario llevado a cabo por el CNE, han conformado una realidad distinta a la asamblea que el episcopado realizó en enero de este año.

También se han sumado la huelga que mantiene el sector universitario exigiendo presupuestos justos, con estudiantes incluso, en huelga de hambre en diversos sectores del país y en la propia Nunciatura Apostólica en Caracas; y la carestía de productos básicos para la alimentación de las familias, entre otros aspectos.

La reciente visita que el presidente Maduro hizo al Papa Francisco, no obstante, parece vislumbrar la posibilidad de que la Iglesia asuma un mayor protagonismo en una Venezuela que todavía permanece marcada por la división y la falta de dialogo.

La primera asamblea del Episcopado Venezolano

Si bien no es propiamente con el nombre de la Conferencia Episcopal Venezolana que se inician estos encuentros de los Obispos del país para determinar sus acciones pastorales, la historia recuerda que fue del 23 de mayo al 27 de julio de 1904, cuando por primera vez se reunieron los dignatarios católicos nacionales.

La única edición autorizada de la Instrucción del Episcopado Venezolano dirigida al clero y fieles de la república, habla que asistieron el Arzobispo de Caracas, Juan Bautista Castro; el Obispo de Guayana, Antonio María Durán; el Obispo de Calabozo, Felipe Neri Sandrea; el Obispo de Mérida, Antonio Ramón Silva; y el Obispo del Zulia, Francisco Marvez. El secretario fue el presbítero doctor Nicolás E. Navarro.

En carta dirigida al Papa Pio X le decían: “postrados humildemente a los pies de Vuestra Santidad, os manifestamos: que habiéndonos reunido en esta ciudad capital de la República de Venezuela, hemos practicado conferencias conforme a la Instrucción dada por vuestro ilustre predecesor León XIII a los Obispos de la América Latina el 1º de mayo de 1900”. 

Acotaron: “Quiera Dios que este humilde trabajo nuestro sirva en algo para aliviar y consolar vuestras penas y las pruebas dolorosísimas a que os encontráis sometido en el ejercicio del Pontificado Supremo”.

Agenda del Episcopado Julio 2013

La sesión inaugural de la centésima asamblea ordinaria está pautada para las 9 de la mañana, con palabras de Monseñor Diego Padrón Sánchez y un saludo de parte del Nuncio Apostólico de Su Santidad en Venezuela, Monseñor Pietro Parolín.

En el panel de la instalación serán acompañados por el Arzobispo de Bogotá, Cardenal Rubén Salazar, quien además cumple el servicio eclesial de la Conferencia Episcopal Latinoamérica – CELAM, especialmente invitado para esta actividad.

A las 11 de la mañana se realizará en el Templo de la Rectoría “Nuestra Señora de la Visitación”, de Montalbán, una celebración eucarística, que será presidida por el Cardenal Rubén Salazar.

Otra actividad que se cumplirá en el marco de esta asamblea es un foro denominado: “Comunión, Profecía, Solidaridad y Testimonio Evangelizador”, el cual se realizará este lunes, 8 de julio, a las 5 de la tarde, en el Colegio Guadalupe, ubicado en la avenida Casanova, frente al Hotel Meliá Caracas.

En cuanto al uso del internet por parte de la Iglesia en Venezuela, está previsto el Relanzamiento de la página web de la CEV, el día martes 09, a las 11:30am, en la sede de la CEV. Luego, el miércoles 10 se realizará una rueda de prensa con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), que este año se realizará en Brasil del 23 al 28 de julio, y que contará con la asistencia del Papa Francisco.

Finalmente, los Obispos darán a conocer su Exhortación Final el jueves 11 de julio 2013, a las 11:30 de la mañana en la sede de la CEV.

Muchos son temas de interés pastoral que el Episcopado abordará durante esta histórica asamblea como la implementación del Concilio Plenario de Venezuela, la campaña Apoya a Tu Iglesia, y el congreso Misionero Latinoamericano y del caribe que en noviembre se realizará en Maracaibo.


La directiva de la CEV la complementan el Arzobispo de Caracas, Cardenal Jorge Urosa Savino, en calidad de presidente honorario; mientras el primer vicepresidente es Monseñor José Luis Azuaje, Obispo de El Vigía-San Carlos del Zulia; el segundo vicepresidente Monseñor Mario Moronta, Obispo de San Cristóbal; y el secretario general, Monseñor Jesús González de Zárate, Obispo Auxiliar de Caracas. 

viernes, 5 de julio de 2013

Venezuela recuerda al Cardenal Velasco a 10 años de su partida




Antonio Ignacio Cardenal Velasco García nació el 17 de enero de 1929, en la diócesis de Guanare, estado Portuguesa, y falleció el domingo 6 de julio de 2003, a los 74 años de edad, en Caracas.

Ramón Antonio Pérez
@GuardianCatolic

Caracas, 05 de julio de 2013.- El sábado 6 de julio de 2013 se cumplirán 10 años del fallecimiento del Cardenal Ignacio Antonio Velasco, XIV Arzobispo de Caracas; y por tal motivo será recordado durante una eucaristía en sufragio de su alma, que se efectuará en la Catedral Metropolitana de Caracas, a las 11 de la mañana.

La información la dio a conocer Monseñor Adán Ramírez Ortiz, párroco de la Basílica Santa Teresa, indicando que a la misma se espera acudan feligreses y sacerdotes de la Iglesia católica capitalina, familiares y amigos del recordado Cardenal Velasco.

Antonio Ignacio Cardenal Velasco García nació el 17 de enero de 1929, en la diócesis de Guanare, estado Portuguesa, Venezuela. En su hoja de vida se cuenta que se unió a la sociedad de San Francisco de Sales, de San Juan Bosco (Salesianos).

Estudió en el Seminario menor de la Vega; (escuela secundaria y latín); Noviciado Salesiano de Santa María (Los Teques); profesó el 25 de Agosto de 1945; Filosofía Salesiana en Boleíta (Caracas); profesor internado en el Seminario Menor en Bolea; Universidad Salesiana de Turín, Italia (licenciaturas en filosofía y pedagogía). Hizo sus Votos Perpetuos el 30 de julio de 1951 en Valdocco, Turín; Pontificia Universidad Gregoriana en Roma (Licenciatura en teología), siendo Ordenado Sacerdote el 17 de diciembre de 1955 en Roma.

Fue elegido Obispo titular de Utimmira y nombrado vicario apostólico de Puerto Ayacucho el 23 de Octubre de 1989. Consagrado el 6 de enero de 1990 por el Papa Juan Pablo II en el Vaticano. Asistió a la IX asamblea del Sínodo Mundial de Obispos realizada en el Vaticano del 2 al 29 de octubre de 1994. Promovido a la sede metropolitana de Caracas el 27 de mayo de 1995.

Creado Cardenal el 21 de febrero del 2001 por Su Santidad Juan Pablo Segundo, se convierte en el XIV Arzobispo de Caracas y IV Purpurado venezolano con esta dignidad.

Tras una larga enfermedad que enfrentó con entereza, falleció el domingo 6 de julio de 2003, a las 11 y 30 de la noche, a los 74 años de edad, en Caracas.  

En su momento el Papa Juan Pablo II envió un emotivo telegrama al administrador apostólico de Caracas, Monseñor Pedro Nicolás Bermúdez, en el que lamentó el fallecimiento del apreciado Cardenal Velasco.

El Santo Padre recordó el legado del Purpurado y destacó “la generosa e intensa labor ministerial, primero como religioso salesiano, fino educador de la juventud, y después sacerdote, y luego como vicario apostólico de Puerto Ayacucho, hasta el momento en que fue llamado a regir esa importante sede, testimonia su gran dedicación a la causa del Evangelio, a la vez que da prueba de su profundo amor a la Iglesia y de las cualidades que lo adornaban”.





MONS. ADÁN RAMÍREZ: “La Humildad es la Puerta de la Fe”





La Ruta de la Fe en el Corazón de Caracas 

Contempló una Hora Santa en la Catedral Metropolitana que dirigió el presbítero Juan Carlos Silva; luego caminaron hasta el templo San Francisco donde el padre Numa Molina dirigió una catequesis basada en los testimonios de la Madre San José, Madre Candelaria y José Gregorio Hernández, entre otros cristianos.

Ramón Antonio Pérez
@GuardianCatolic

Monseñor Adán Ramírez Ortíz -
Párroco de la Basilica Santa Teresa
Caracas
Caracas, 05 de julio de 2013.- “La humildad y la sencillez es la puerta de la fe y la sabiduría. En el Evangelio encontramos un pasaje que nos dice que Jesús no pudo realizar signos entre los suyos porque les faltaba la fe. Por eso, también nosotros necesitamos pedir con humildad, como los apóstoles: Señor, auméntanos la Fe”.

Con estas palabras, el párroco de la Basílica Santa Teresa, Monseñor Adán Ramírez Ortíz, centró sus enseñanzas durante la celebración eucarística que presidió en este templo el pasado 29 de junio, como parte de una peregrinación organizada por el Arciprestazgo de Catedral denominada: “La Ruta de la Fe en el Corazón de Caracas”.

Explicó en su homilía que esta actividad se realizó en el marco del Año de la Fe que fue convocado por el Papa Emérito Benedicto XVI, en ocasión de los cincuenta años de la apertura del Concilio Vaticano II, “acontecimiento de gracia”, y que “supuso una profunda renovación de la vida de la Iglesia”, explicó a los peregrinos.

“Es la hora de la misión…”
Padre Juan Carlos Silva, exponiendo el Santísimo Sacramento en la catedral de Caracas.


El sacerdote destacó en su mensaje los propósitos de la peregrinación realizada para las comunidades parroquiales del centro de Caracas.

“El primero es releer personal y comunitariamente los textos conciliares con la madurez y la experiencia que han aportado estos cincuenta años de camino, con la seguridad de que descubriremos nuevas luces y un nuevo impulso para una perenne purificación y renovación de nuestra Iglesia, y así encontrar un nuevo ardor y un nuevo impulso para la misión que se nos ha encomendado”, dijo.

La peregrinación arrancó desde la Catedral Metropolitana de Caracas. 
Acotó que “la humildad y la sencillez es la puerta de la fe y la sabiduría”. Y en ese sentido precisó que en el Evangelio de Mateo hay un pasaje que habla de la imposibilidad de Jesús poder hacer signos entre los suyos porque les faltaba fe. “También nosotros necesitamos pedir con humildad como los apóstoles: Señor, auméntanos la fe, derríbanos de nuestros orgullos y autosuficiencias. Danos los ojos de niños y el corazón de los sencillos para poder contemplarte presente entre nosotros”.


El segundo propósito en relación al Año de la Fe es testimoniar la caridad, explicó recordando a Benedicto XVI en el documento Porta fidei. “Intensificar el servicio a todos, de modo particular a los más necesitados, a los que sufren por tantas causas, a los que no conocen a Dios, a quienes no encuentran sentido a la existencia”, dijo con una gran emoción Monseñor Adán Ramírez, siendo retribuido con aplausos por la feligresía que llenó la Basílica Santa Teresa.

Consideró que para la Iglesia es la hora de la misión. “Toda nuestra pastoral debe ser evangelizadora y misionera”, dijo de manera enfática. Citando al Papa Francisco, llamó a evitar una iglesia “autoreferencial”, es decir: “mirarse a sí misma, estar encorvada a si misma (…) una especie de narcisismo que nos conduce a la mundanidad espiritual”.

La tercera intención, apuntó, es “proclamar en las celebraciones litúrgicas esta síntesis de la fe que es el Credo y a profundizar en su contenido, en las reuniones de formación, en las familias y comunidades”. Declaró que el Credo no ha perdido su vigencia. “Para vivir, confesar, celebrar y transmitir la fe, la Iglesia se ha servido de instrumentos pedagógicos que no han perdido su validez y utilidad”.

Habló de ser testigos de Jesucristo “en el aquí y ahora de nuestra existencia”, y tuvo espacio para motivar el uso correcto de los nuevos espacios y medios para la evangelización. “Las redes sociales son como una plaza pública y abierta en las que las personas comparten ideas, informaciones, opiniones y donde además nacen nuevas relaciones y formas de comunidad pública”.

El Padre Numa Molina destaca las virtudes de José Gregorio Hernández en el Templo San Francisco de Caracas
Finalmente agradeció a todos los feligreses y sacerdotes por su participación en la peregrinación llamando ser como San Pablo y San Pedro: “testigos de lo que hemos visto y escuchado”. La Ruta de la Fe en el Corazón de Caracas, permitió que los feligreses preparados lucraran la indulgencia plenaria de este Año de la Fe.



La Parranda de San Pedro celebró su día en Guarenas




FIESTA DE SAN PABLO Y SAN PEDRO 
El Obispo de Guarenas con su característica alegría realizó un llamado a fortalecer la fe de los creyentes a semejanza de los apóstoles Pablo y Pedro pero también de la esclava María Ignacia, convertida en testimonio de fe en los municipios Plaza y Zamora del estado Miranda, a través de la Parranda de San Pedro.

Ramón Antonio Pérez
@GuardianCatolic


Guarenas, 05 de julio de 2013.- El Obispo de la Diócesis de Guarenas, Monseñor Gustavo García Naranjo, festejó sus 38 años de ordenación sacerdotal, en el marco de la festividad de San Pablo y San Pedro, cuya eucaristía presidió este sábado 29 de junio, en la Catedral Nuestra Señora de Copacabana de esta ciudad.

El mensaje de Monseñor García Naranjo estuvo centrado en fortalecer la fe de los creyentes a semejanza de los apóstoles Pablo y Pedro; pero también habló de la esclava María Ignacia, testimonio de fe en los municipios Plaza y Zamora de Miranda.

Estuvo acompañado por algunos sacerdotes y diáconos permanentes de la Diócesis. Pero también asistió el responsable Provincial de la Comunidad de María y José, mejor conocidos como los “Padres Eudistas”, presbítero José Antonio Sabino, CMJ.

Otro insigne concelebrante fue el padre Adan Golec, de la congregación de la Sociedad del Apostolado Católico (Padres Palotinos), quien se encuentra de visita en el país. Esta comunidad tiene la responsabilidad de llevar los asuntos pastorales en la Parroquia “La Asunción de María”, ubicada en La Villa Panamericana, de Guarenas.

TESTIMONIO de SANACIÓN
Otra “María Ignacia” en la Parranda

Ramón Noria - a la derecha - junto a su hermano Arquímedes Noria, testigo insigne de una sanación personal, representan desde hace más de 30 años a la esclava María Ignacia con su hija Rosa en brazos. Fotos EGC.

El periodista Ramón Antonio Pérez escucha el testimonio de Arquímedes Noria, acerca de su sanación. Foto EGC.

Muchos guareneros quedaron sorprendido por la presencia de dos hombres de igual parecido que se vistieron este año de ‘María Ignacia’.

Al conocido Ramón Noria, se sumó su hermano Arquímedes Noria, quien luego de más de treinta años retomó la vestimenta de la esclava, en pago a la sanación milagrosa que experimentó hace exactamente un año.

Arquímedes comentó que debido a una bacteria que se le activó en el cuerpo estuvo en terapia intensiva por espacio de 15 días, con el riesgo de sufrir amputación de los miembros inferiores. El líder de la Parranda de San Pedro de Guarenas, Pablo Núñez, ofreció ante el Santo Apóstol fundador de la Iglesia, que Arquímedes Noria se vestiría de María Ignacia si le permitía la sanación, como efectivamente ocurrió.

Informó Arquímedes Noria, que hace más de treinta años atrás, él tuvo el coraje de retomar la vestimenta de María Ignacia, pero se la dejó a su hermano Ramón, que es a quien se le ha conocido en el curioso papel de la esclava en tiempos de la colonia.

Dijo que la enfermedad y su posterior sanación ha sido motivo para retomar la vestimenta femenina y pasear en sus brazos a la muñeca que semeja a Rosa Ignacia, la hija de la esclava que en su momento recibió el milagro de sanación.

Un poco de historia


En los años que van de 1.620 en adelante, la forma de vida de los moradores de la zona de Guarenas y Guatire, era la agricultura. En las haciendas de la zona el cultivo de algodón, caña de azúcar y la cría de ganado porcino y vacuno eran las principales fuentes de vida para el momento.

La explotación de las haciendas de cultivo, era efectuada por una mano de obra predominantemente esclava. Entre las plantaciones de mayor fuerza y prestigio se encontraba la Hacienda de San Pedro. En dicha hacienda regía la religión católica y, precisamente, San Pedro Apóstol, era el santo patrón. Estaba ubicada entre los límites de Guarenas y Guatire.

Según documentos que avalan la información que aquí expresada, los límites de la Hacienda de San Pedro han sido desde su fundación los siguientes:

• Por el Norte: limita con el antiguo camino que conduce a Guatire.
• Por el Sur: Con la Quebrada de Guarenas, el río de Caucagua; la naciente hacienda de Casarapa y la Hacienda Santa Cruz...Sin embargo, en la época actual, no es posible determinar si pertenece a Guarenas o Guatire.

Todavía es motivo de disputa territorial y las diferencias se han acrecentado por la explotación urbana y comercial que los terrenos han experimentado.

Cuenta la historia que una negra llamada María Ignacia, esclava de una de las haciendas vecinas de Santa Cruz de Pacairigua, hoy Guatire, contaba con la buena confianza de los patrones. Un día, su hija Rosa Ignacia, enfermó. Agotados los recursos de los brujos y curanderos, en medio de una gran desesperación, pidió ayuda a San Pedro Apóstol.

Como promesa al santo patrón, ofreció cantar y bailar si su hija superaba la terrible y desconocida enfermedad. El milagro se realizó y María Ignacia se dedicó a cumplirle la promesa a San Pedro Apóstol, todos los 29 de junio, bailando y cantando con su hija Rosa Ignacia en brazos.

¿Existió verdaderamente la esclava María Ignacia...?

Para algunos historiadores locales, ha sido imposible ubicar documentos que avalen su existencia. Otros en cambio sostienen que sí existen y se remiten a pruebas ubicadas en los libros parroquiales más antiguos de la ciudad de Guarenas.

Según el archivo Parroquial de la Catedral "Nuestra Señora de Copacabana", en Guarenas, fue verídica la existencia de María Ignacia. Nació el 31 de julio de 1800 y fue bautizada el 11 de agosto de 1800 por el sacerdote Juan Antonio Díaz Argote. Era esclava del hacendado don Gabriel Blanco Uribe.

Las características de la parranda


En la medida en que la promesa de María Ignacia se iba consolidando, los demás esclavos se incorporaban y hacían suyo el cumplimiento.

Los hombres, durante la observancia de la promesa, se vestían con levita y pantalones de color negro, el sombrero conocido como pumpá y alpargatas de cuero. Además, alrededor del cuello, se colocan un pañuelo de color amartillo o rojo, que simbolizaban a los partidos Liberales o Conservadores.

Mientras cantaban lo hacían con estrofas de protesta por el maltrato recibido de parte de los patrones. Zapateaban contra el suelo usando las cotizas de cuero y diciendo: "Con la cotiza dale patrón, vuélvelo polvo sin compasión..."

Cuando muere María Ignacia, su fiel marido se viste de mujer y continúa con el pago de la promesa a San Pedro Apóstol. Luego, distintos hombres se han disfrazado de María Ignacia, cargando una muñeca que representa a su hija.

También forman parte de esta parranda:

  1. El Abanderado. Es el encargado de dirigir la ruta por donde transitarán bailando.
  2. El Cargador. Tiene la responsabilidad de transportar la imagen de San Pedro durante el recorrido de la parranda.
  3. Los Tucusitos. Son dos niños vestidos de azul y rojo.
  4. Los Sanpedreños. Son los seguidores de la parranda que ataviados con cotizas debajo de las alpargatas, se encargan de bailar y contestar las estrofas de un cantante improvisador.
En Guarenas, después de la misa solemne del 29 de junio, la parranda recorre las calles principales, y va de casa en casa, llevando la alegría a los vecinos de esta localidad mirandina.

La cámara edilicia de esta ciudad, con fecha 11 de abril de 1998, emitió una ordenanza dando la potestad de la parranda a la Asociación Civil Antonio Núñez.


Es un homenaje a la familia descendiente de los Sanpedreños originarios, quienes conservaron la tradición durante más de un siglo, siendo en la actualidad el más representativo de sus miembros, el guarenero Pablo Núñez.




VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.