martes, 5 de octubre de 2010

Congreso Mundial de Prensa Católica solidario con los mineros atrapados en Chile


El periodista Jaime Coiro, director de comunicaciones del episcopado chileno, durante el segundo día del congreso mundial de prensa católica, muestra la bandera de su país con las firmas de los mineros atrapados en el interior de una mina. 

La segunda jornada del Congreso Mundial de Prensa Católica, se vivió de manera  intensa, según los reportes que llegan desde Roma. Entre otros aspectos, durante el primer panel la representación de Chile enarboló la bandera nacional en muestra de solidaridad por los mineros atrapados en las entrañas de ese país. Mientras tanto, durante las ponencias de la tarde, quedó abierta a interpretación libre, la supuesta división que existe entre obispos de la Iglesia Católica de Alemania, según escribe el padre Milton Rivera, vicario de comunicaciones de la Arquidiócesis de San Juan de Puerto Rico, presente en el congreso.  

Ramón Antonio Pérez
Foto: Don Augusto Ramírez

El Vaticano, 05 de octubre de 2010.- Durante la segunda jornada del Congreso Mundial de Prensa Católica, generó gran emoción la participación de Jaime Coiro, director de comunicaciones de la Conferencia Episcopal de Chile. El motivo: al finalizar su exposición que abordana la realidad de América Latina, mostró una una bandera de Chile con la firma de cada uno de los 33 mineros quienes se encuentran atrapados en Atacama desde el mes de agosto.
El periodista Coiro expresó su agradecimiento a los asistentes porque "en estos días en este Congreso, o durante estos meses a través de Internet, me han dicho que están orando por los 33 mineros de Atacama en Chile".
"Yo sé que ustedes han visto en youtube y en las redes sociales los videos de estos sobrevivientes que luchan por poder reencontrarse con sus seres amados. Seguramente, Dios mediante, todos nosotros seguiremos en vivo por Internet, radio y TV, el momento en que sean rescatados y vuelvan a ver la luz. Será una alegría digital y global". Expresó que la bandera estampada con las firmas de los mineros permite esperar una "prensa católica que se alegre en escribir, como estos mineros en este impreso. Que se alegre en escribir lo maravilloso que es encontrarse con Cristo y dejarse transformar por Él".
A continuación otros reportes remitidos desde el congreso.


*************************************************


Desafíos para una Prensa Católica al servicio de la comunión eclesial


Abordando de lleno los tópicos controversiales en la misión y vocación de los medios de comunicación de la Iglesia, el Congreso mundial de Prensa Católica prosiguió en su segundo día de sesiones con paneles y reflexiones grupales.
Oficina de Comunicaciones y Prensa
Conferencia Episcopal de Chile
Profesor Gian María Vian
director de L’Osservatore Romano
El Vaticano, 05 de octubre de 2010.- Con la Oración de los Comunicadores en lengua española y el rezo del Padrenuestro en los distintos idiomas de los participantes, abrió el segundo día del Congreso, convocado por el Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales, que congrega en la Santa Sede a delegados de 85 países.
El tema “La Prensa Católica, sus expectativas” centró los debates y reflexiones en el primer Panel, conducido por el secretario del PCCS, Mons. Paul Tighe. El primer expositor fue Mons Stansilas Lalanne, obispo de Coytances e Avranches, Francia, quien planteó que la Prensa Catóica ha de aportar una señal de esperanza, dando respuestas a las necesidades de los públicos juveniles y haciendo oír los valores del Evangelio en el “gran concierto de voces”.
Carol Andrade, editora de Afternoon Despatch and Courier, de Mumbai, India, presentó los rasgos particulares de la comunicación de valores desde la Iglesia en la India. En este sentido, destacó la necesidad de traducir la valiosa labor ética y social de la Iglesia en una comunicación eficaz.


Monseñor Bernardine Mfumbusa de Tanzania.
Enseguida, Mons. Bernardine Mfumbusa, de la Facultad de Comunicación de la Universidad de San Agustín, Tanzania, expuso la realidad de la Prensa Católica en el continente africano. Subrayó que la prensa católica no puede arriesgar su pérdida de identidad por ir a la siga de la prensa laica.
Posteriormente, correspondió intervenir a Jaime Coiro, Director de Comunicaciones y Prensa de la Conferencia Episcopal de Chile, quien a la luz de la realidad social y cultural de luces y sombras de América Latina y el Caribe, planteó que el impulso misionero de la V Conferencia de Aparecida ofrece caminos de esperanza para dar un nuevo ardor a la comunicación al servicio de la comunión.
Finalizó el Panel con la intervención de Gian Maria Vian, director de L’Osservatore Romano, quien expuso sus expectativas para la Prensa Católica en los ámbitos de la información y la formación, desde su especificidad que constituye la “visión católica”. Subrayó la necesidad de utilizar un lenguaje que sea comprensible a todos y no sectario, atendiendo también a las prioridades de la sociedad civil, no sólo de la comunidad católica.
Posteriormente, se trabajó en grupos en torno a las prioridades de la Prensa Católica para contribuir al bien común de la sociedad, y se reflexionó sobre qué aporta la Prensa Católica en la vida de la Iglesia.

Comunión en la diversidad
Por la tarde, se presentó el panel titulado “Comunión eclesial y controversias. Libertad de expresión y Verdad en la Iglesia”, moderado por el P. Federico Lombardi, S.J., director de la Oficina de Prensa, Radio y Centro Televisivo Vaticanos
En primer término, Mons. Marcello Semeraro, obispo de Albano, propuso una reflexión teológica sobre la Verdad y la argumentación desde la Iglesia, a partir de un análisis de citas del beato John H. Newmann. Argumentó que en la hora presente se requiere comunicar con pocas palabras, claras y concretas, entrando en las situaciones cotidianas de la humanidad.
Acto seguido, Anna Arco, del Catholic Herald, de Londres, aportó un interesante acercamiento al mundo de los weblogs y redes sociales, planteando que en la blogósfera hay discursos, voluntades, estilos y miradas del hombre y la sociedad a los que la Iglesia debe prestar atención.
Por su parte, John Thavis, director de la sede de Roma de Catholic News Service, reflexionó sobre algunas lecciones que la Prensa Católica puede extraer de la información y cobertura de los escándalos por abusos sexuales cometidos por sacerdotes.
Posteriormente, Ludwig Ring-Eifel, director de Katholische Nachrichtenagentur Pressebild, recogiendo la realidad alemana, sostuvo que fomentar la unidad conlleva a una mayor libertad de información sobre las controversias y, en este sentido, reflexionó sobre el cuidado de no caer en la trampa de las divisiones internas.
Finalmente, el P. Federico Lombardi, director de la Oficina de Prensa, Radio y Centro Televisivo Vaticanos, expuso sobre las nuevas características de la comunicación que sitúan la acción de la Prensa Católica: la velocidad, la globalización y la fragmentación. Reflexionando acerca de las verdaderas prioridades de las que deberíamos ocuparnos como Iglesia, el P. Lombardi planteó que el mensaje eclesial, situado a contracorriente en un mundo secularizado, debe formularse siempre con credibilidad y transparencia.
Al concluir el Panel, se meditó en trabajos grupales acerca de cómo se gestiona la diversidad de opinión dentro de la Iglesia, y cómo se debería gestionar. Los aportes de los grupos fueron presentados en el plenario conclusivo de la jornada.
El Congreso continúa sus sesiones este miércoles, después de una Eucaristía que presidirá en la Basílica de San Pedro el Secretario de Estado de la Santa Sede, Cardenal Tarcisio Bertone. Para el día jueves está prevista la sesión conclusiva y una audiencia especial con el Santo Padre Benedicto XVI.



************************************************

PADRE MILTON A. RIVERA VIGO
VICARIO DE COMUNICACIONES DE LA ARQUIDIÓCESIS DE SAN JUAN

Vaticano- Como parte de su ponencia en el segundo día del Congreso de la Prensa Católica del Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales, Ludwig Ring-Eifel, Director de la oficina de prensa de la Conferencia Episcopal de ese país, reconoció la división que hay entre los obispos de la conferencia en diferentes tópicos.
Sin embargo, él no encuentra que haya contradicción entre la libertad de expresión y la expresión de la verdad en la Iglesia; entre la unidad de la Iglesia y la cobertura de la controversia dentro de la Iglesia. En su país, la prensa católica está mayormente subsidiada por las diócesis por lo que cada medio se parcializa según la posición del obispo. Por esa razón, entiende que en su país, la prensa católica está perdiendo su misión. Desde su experiencia sugirió las siguientes recomendaciones: 

  • Evitar caer la trampa de la división interna

  • No esperar ser salvados por subsidios financieros: si no encuentran lectores, radioescuchas, televidentes, lo único que harán es posponer la muerte del medio.

  • Si se es católico, sea un buen periodista: la honestidad, la búsqueda de la verdad, la confiabilidad, son características comunes. Tener éstas no hará mejor a un periodista si su búsqueda es más económica.

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.