miércoles, 16 de enero de 2008

... Sin embargo... fue agredido un periodista...

Agradezco a muchos colegas y hermanos en Cristo que al enterarse se solidarizaron conmigo. Tenemos que parar esta violencia que nos desdibuja, y quita la esencia del amor y la paz que siempre hemos tenido los venezolanos.
Parafraseando a Galileo Galilei .....
A pesar de todo,.. fue agredido un periodista.
Esa es la verdad. Yo los perdono.
______________________________________
"No sabía Yo que intentar registrar esos hechos con una cámara fotográfica y vestido con una camisa de color verde era motivo suficiente para ser agredido por personas seguidoras del Presidente Chávez"

Ramón Antonio Pérez

Caracas, 16 de enero de 2007. Todo ocurrió este miércoles 16 de enero cuando luego de ingresar a la Oficina ...., me percaté que un grupo de dirigentes del Partido Popular COPEI, se dirigían desde la Catedral Metropolitana donde fue celebrada una eucaristía por monseñor Ovidio Pérez Morales, en honor a los 62 años de esta organización política, hasta la Plaza Bolívar de Caracas, para realizar una ofrenda floral ante la estatua ecuestre del Libertador.
Inicialmente los fanáticos chavistas quisieron impedir que Luis Ignacio Planas, secretario general de COPEI y los demás dirigentes hablaran ante los medios y esto, quizás, los contuvo. Pero luego que se retiraron, causaron destrozos contra la corona ofrendada, realizaron ataques contra mujeres y demás dirigentes de la tolda verde que aún estaban en el sitio.

“Este es un maldito copeyano”
No sabía Yo que intentar registrar esos hechos con una cámara fotográfica y vestido con una camisa de color verde era motivo suficiente para ser agradido por personas seguidoras del Presidente Chávez. Menos, que por ello me maldijeran y endilgaran una condición de militante copeyano que no he tenido pero que tampoco considero una deshonra.
“Este también se encuentra vestido con una camisa verde, debe ser un maldito copeyano”, dijo un chavista ataviado de tricolor y con las manos hundidas en la chaqueta en forma amenazadora, refiriéndose al redactor.
Esas expresiones fueron suficientes para ser rodeado por cuatro corpulentos hombres vestidos de rojo, quienes me increparon qué hacía por allí, que para quién trabajaba. Y sin esperar respuesta alguna me dieron incontables golpes en la espalda e intentaron sin éxito despojarme de la cámara.

Protección condicionada
La golpiza la recibí desde la Esquina de Gradillas hasta la entrada del Palacio Arzobispal, donde reconozco que fui protegido por unos funcionarios policiales quienes, no obstante el gesto, me indicaron que no podían cumplir con el deber de detener a los agresores a pesar de tenerlos cerca, plenamente identificados y con mi disposición de denunciarlos.
(...)
Yo me pregunto: ¿hasta cuando los radicales de la insoportable “Esquina Caliente” de la Plaza Bolívar, se mantendrán en ese sitio, sin que las autoridades les pongan un coto a sus desmanes? ¿Es que acaso esos cuatro violentos son los únicos ciudadanos con derechos en el centro de Caracas?
Los católicos y los venezolanos en general queremos la paz, y si el Gobierno Nacional también quiere y desea la paz y la reconciliación, entonces ¿por qué permiten estos hechos vandálicos y violentos contra ciudadanos honestos y trabajadores?

POS DATA: "Yo Galileo Galilei ..., abandono la falsa opinión... de que El Sol es el centro (del Universo) y está inmóvil....Abjuro, maldigo y detesto los dichos errores". No obstante, dicen que cuando el anciano se puso de pie murmuró para sus adentros: "E pur si muove" : Y sin embargo (La Tierra) se mueve (alrededor del Sol).

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.